Portada
Gilgamés
Revista FURTIVO
Furtivo Nº 0
Furtivo Nº I
Furtivo Nº II
Furtivo Nº III
Furtivo Nº IV
Furtivo Nº V
Furtivo Nº VI
Furtivo Nº VII Extra
Furtivo Nº VIII
Furtivo Nº IX
Furtivo N° X
Pozoamargo (Artículos)
Valdecabras (Artículos)
DíasdeOtoño (Artículos)
Otra Historia I
Ciudadanos del mundo
Muisne
Días de Otoño en Valdecabras
Esculturas de Vicente Marín
Esculturas de Julia
Fotos-Actualidad gráfica
Fotos-DíasdeotoñoenValdecabras1
Fotos-DíasdeOtoñoenValdecabras2
Fotos de Pozoamargo
Fotos de Valdecabras
Anuncios gratis
Poesía
Pozoamargo
Valdecabras
CuencosdeCuenca
Variopinta
Hongos y setas
Opina
Libro de Visitas
Pozoamargo.Fotos
 


.......................................................................................................................................................................................................

Sumario:

Editorial
Corrupción.es
Días de Otoño en Valdecabras
Agrícola-Ganadera                                                                                                                                                                                         Centegares: artista invitado                                                                                                                                                                                  Pericles: Elogio de los muertos I                                                                                                                                                                                   La Edad de Bronce en Pozo Amargo I
Obras maestras del Arte
Notialba.com                                                                                                                                                                                                        Cotilleo visual
Historias para no dormir
Cantos populares
Colmenillas, piñuelas o panalejas
A terra muniña                                                                                                                                                                                                  Leyendas
Valdecabras
Poesía

......................     HHHHHHHHHHHH     ...............................................................................................................................................................................

EDITORIAL  

                                                        La revista FURTIVO se edita  de   forma casera por la As.Cult. CINCO RÍOS CAUDALES  (E-16192 CU-Valdecabras, G16171050), de tal forma que, esperamos, nadie (personas físicas, jurídicas, u otros entes) nos incordie con cuestiones de Copyright, o por motivos similares. Esta Asociación Cultural, ni vende, ni compra, ni hace negocio con nada  y, tampoco, con esta revista; las imágenes, fotos u otros símbolos que aparezcan en ella, los hemos cogido de donde hemos podido y, cuando podamos, indicaremos su autor o procedencia.

El © en esta revista significa, en realidad, lo contrario a lo que quiere decir en todas las publicaciones, es decir, que se pueden copiar o publicar las fotografías, dibujos, músicas, artículos etc., sin necesidad de pedir autorización o indicar su procedencia. Sigue estando abierta a colaboraciones foráneas y ya sabéis que no hay temas predeterminados, sólo se busca la calidad, literaria o temática (Arte, Cultura y Crítica).

La única censura que establece la As. Cult. CINCO RIOS CAUDALES  es,  y será, la referida a  la defensa de la igualdad de las personas, por lo que se rechazará, de plano, cualquier escrito que sea, o tenga, ribetes racistas, por muy sutiles que puedan ser o aparentar.

+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.

CORRUPCIÓN. ES,

 por Juan de la Piñuela, corresponsal de Furtivo en Internet


Como habéis podido comprobar, si es que lo habéis intentado, la página en Internet no ha salido todavía, pero ya, según noticias de última hora, hay cierta movida por el sur de Europa con estos asuntos de Internet, tan de moda últimamente. Yo, en realidad, me gusta ir despacio con los asuntos de palacio, que no hay prisa. Me ha dicho la cacatúa  mensajera que tenemos para estos casos, que, por ahora, lo mejor sería callarse, digo esperar, que no está el horno para galletas, que si no eres como Jesús Gil, que pone de delincuentes perdíos a los de la Fiscalía anticorrupción y se queda tan fresco, pues que no es muy recomendable hablar de Internet y esas cosas de la corrupción. Claro, que a Jesús Gil, con los millones que debe tener el pobre, a ver quien es el que le tose que, por lo visto, es el dueño y señor de una ciudad muy importante de la costa española, llamada Marbella, donde veranean, entre otras alcurnias,  los rusos más famosos del mundo, aunque esto me suena un poco exagerado.
No es que yo, en realidad, quiera ir despacio con la página, sino que es algo complicaíllo y uno no tiene el tiempo que quisiera para estos menesteres de Internet y las computadoras. Lo del nombre, “corrupcion. es”, quizá haya que cambiarlo, todavía no lo sé, pues ya está registrado “corrupcion.com” y corrupcion.net” , y “corrupcion.es no lo podemos registrar todavía por motivos que no voy a desvelar, no sea que alguien se aprenda el cantar y vaya y lo registre él, aunque a decir verdad, pues que lo registre quien quiera.
No sé si es que por aquí, por las Américas de Vespucio habrá más libertad de expresión que en Europa, yo creía que era al revés, pero, en fin yo, cuando tenga la página lista, cojo y se la doy a la catatúa mensajera para que la penda por ahí, entre dos hilos de la red, y a cobrar de FURTIVO que es quien me paga, aunque a veces con bastante retraso, que todo hay que decirlo.

+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+...................................................


DÍAS DE OTOÑO EN VALDECABRAS

La tercera edición de la muestra de escultura al aire libre y otras manifestaciones del arte tendrá lugar, este Otoño, desde el sábado, día 20 de Octubre, al día 28 de octubre, domingo. La exposición quedará inaugurada, por tanto, el sábado por la tarde (después de la hora del café; a las 17-17,30 Horas).
Para qué volver a insistir en lo que suelo repetir siempre, que con el tiempo y si los escultores de Castilla-La Mancha colaboran –colaboráis-, esta muestra de arte, especialmente de escultura, se convertirá en un referente imprescindible, y necesario, para conocer la escultura que se hace en la actualidad en nuestra Región. Si pensamos que la vida es breve, como dijo el sabio, y que no nos vamos a llevar nada –ni siquiera una obra de arte- al más allá, no debería tener demasiado sentido el no molestarse en traer obras a esta exposición donde, de una manera u otra, se dan a conocer a muchas personas interesadas en el arte, pensando solamente en ideas tales, como “a lo mejor me desaparece una obra”, “o me la roban”, o “es que en Valdecabras no visita la exposición mucha gente”, o “llevaría alguna si las obras estuvieran bien aseguradas”, o “es que no se organiza bien la exposición”,  o “es que no me apetece”, o “es que no lo necesito” y así hasta muchas excusas más, que terminan por convertirse en motivos mas que suficientes para no exponer.
Como anunciamos en el número anterior, vamos a seguir publicando obras expuestas en los Días de Otoño en Valdecabras. En esta ocasión publicamos tres esculturas de Luis García Codina, como sabéis escultor residente en Villanueva de la Jara, dos pinturas, uno de Adrián Navarro, residente en Villalba de la Sierra y un dibujo de Diosillo, pintor conquense residente en Granollers. Las cinco obras se expusieron en 1997.

+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.

AGRÍCOLA-GANADERA,
 por el pastor de Valdecabras  


                                "La declaración de la renta"


              Yo me iba, mi madre,
               a Villa Reale,
               errara el camino
               en fuerte lugare.
               Siete días anduve
               que no comí pane,
               cebada mi mula,
               carne el gavilane...............


     Hoy voy a hablar de algo poco atractivo. ¿Nos interesa a los pequeños agricultores y pastores hacer la declaración de la renta, si o no?
Antes de que me preguntéis nada, voy a deciros que sí, por una razón muy sencilla: porque todos los agricultores y ganaderos estamos obligados a hacerla (sí, todos), que aquí no vale eso de si gano más de un millón trescientas mil o si estoy casado o no estoy casado, o si los intereses que me da el banco son una birria (así como para superar las doscientas mil pesetas –1.500 Euros, que ya va a ver que ir hablando así, exclusive los pastores, aunque sigamos encerrados en esta dulce prisión de los montes- que, por lo visto, hay que superar esas cantidades, o parecidas, para tener que hacerla, aunque no hubiera que hacerla por otras causas o ingresos, que esto si que es complicado, según me dice mi amigo, bueno complicado para explicármelo a mí, es decir, para que yo lo entienda,  que él bien que se lo sabe).
     Aparte de la obligación de hacerla, resulta que también nos conviene hacerla, pues si la hacemos bien, siempre Hacienda nos va a devolver dinero. Aunque parezca que no, es que sí, y eso me lo tiene dicho muy claramente mi amigo; claro, que si nos descuidamos y vamos a que nos la haga algún enteraíllo pues, puede ocurrir, que nos saque el dinero (que nos cobre buenos cuartos por hacerla, quiero decir) y, encima, nos la haga mal, que es como la suelen hacer algunos enteraíllos que andan por ahí -¿Cómo será que hay que decir “anduvieran” en lugar de “andaran”?-, entre los que incluyo a algún que otro “gestor” o “asesor fiscal”, que así se llaman los que debían saber bastante de esto, pero que, en ocasiones, se enteran de algunas leyes dos o tres años después de estar en vigor – esto de estar en vigor no me lo entendáis mal, que no  va  con  segundas-. Todo  esto  no es que me lo haya dicho mi amigo, que de esto debe saber bastante, sino que lo he experimentado yo en estos huesos, ya algo curvados, por el peso de los años mayormente, y lo he oído decir también a algún pastor que otro de Las Majadas y otros pueblos de por aquí, no lejos de Valdecabras.
Lo de los gastos, es una de las espinas que tienen clavada muchos agricultores y algún que otro pastor –yo, no, pues yo, con las explicaciones de mi amigo, tengo bastante claro esto de los gastos y la conveniencia o no de “ponerlos” en la declaración de la renta-; eso de que no se puedan desquitar, descontar o deducir, los gastos, a veces enormes, que tienen para sacar, a fin de año, las perrillas que sacan con la venta de las cosechas, no lo han entendido nunca, ni lo entienden ahora, bueno, hasta que yo se lo explique, ahora después, si es que soy capaz de explicar lo que me han explicado a mí. Y menos, claro, lo entienden si piensan en las empresas esas grandes, que se deducen hasta los gastos que no tienen. (Me contó hace un mes un pequeño agricultor –tan pequeño, que trabajaba de empleado en una empresa de esas que se quitan todo-, que hace unos cuatro años se compró un lanrover, un todo terreno, digo, y el listo del dueño de la empresa, pues le dejó caer esta piedra: “ Mire, Santiago –que así se llama el agricultor de Casas de Haro que me lo contó-, ahora que se va a comprar un coche para el campo, pues resulta que a Vd. ni le va ni le viene, ni le beneficia ni le perjudica ..., quiero decir, que como está Vd. en módulos, pues no se puede deducir gastos de ninguna clase, que bien sabe Vd. que eso es así, mientras que yo, quiero decir, mi empresa que es una sociedad limitada –a mí mismo, pensó-, pues resulta que podíamos poner el coche a mi nombre, a nombre de mi empresa, quiero decir, que siempre meto la pata – y la mano cuando puedes, pensó Santiago- y, en fin, yo sí puedo beneficiarme un poco –no crea que mucho, que tampoco tanto- y ya se lo tendré yo en cuenta alguna vez, que yo también sé hacer favores y ser agradecido, ¿Sabe Vd.? (¡Bueno..., que si lo sé!) 
Total, que lo engañó; Santiago puso el coche a nombre de la empresa y no  recibió nunca un favor del de la sociedad, pues, según me contó, es más agarrao que una garrapata a una pata de zorro. ¡Ay, zorro! ¡La sociedad se dedujo, en cuatro años –esto de los cuatro años me lo explicó mi amigo de Hacienda bastante bien, quiero decir, bastante claro, es decir, que yo lo entendí bastante bien, y con esta van  cuatro “bastante”. O  sea,  que  la sociedad limitada  del  garrapato, digo del agarrao,  y su mujer no pagó impuestos por 3.850.000 Ptas. que valía el todo terreno, por lo que se ahorró, así a vuela pluma, una cantidad superior a 1.100.000 Ptas. limpias, a costa del pobre Santiago, quien, para más INRI, se hubiera podido deducir un buen pellizco del coste del coche en su propia declaración de la renta, a partir del año 1998. Bueno, sin contar el I.V.A., que también se lo dedujo. ¿Que por qué? Ya iré yo explicando estas cosas poquito a poco, que si no, me enredo. Y ahora que digo lo de enredar, me ha escrito un agricultor preguntándome por el significado de rede, la palabra que utilicé yo en mi anterior escrito para referirme al corral de ganado, o redil, que es lo mismo que rede, o red, solo que rede pertenece al castellano antiguo y ya no se usa; yo la aprendí del Cascante, que según me dijo –no sé si me diría la verdad o no, porque el pobre tenía una fama de mentiroso ..... bueno, en su pueblo se decía: “Echas más mentiras que el Cascante”- se lo oyó decir él a su bisabuelo, pues parece que en aquellas fechas tan antiguas todavía se hablaba así y se decía exclusive, vido y vide o ñudo, que por eso creo yo que me diría la verdad, porque lo del vido, el vide y lo demás lo he escuchado y lo escucho yo aquí, en Valdecabras, al tres por siete (Si dos y dos son cinco, a veces, ¿Por qué tengo yo que decir al tres por dos, si no quiero?) y es una forma de hablar muy bonita y con mucha clase, aunque luego venga, por ahí, alguno de la capital y se ría de quienes hablan así, que en eso demuestran ser más palurdos –suponiendo que los de los pueblos lo fueran, que no lo son- que los que usan tales palabras, que no hacen otra cosa que conservar una parte de nuestro lenguaje que otros hemos perdido ya. Y, siguiendo con la rede: la rede, como su nombre indica, es una red, es decir, una telaraña, más o menos; pues me contó Daniel, no hace mucho, que antes se usaban las telarañas como gasa para liar heridas, que, al parecer, era una forma muy buena de cortar hemorragias y de impedir que el trapo, que se solía poner en la herida, se pegara a la carne; a él le puso la telaraña una vez la Perica, cuando era aún joven y se cortó media uña al partir una calabaza. Yo, desde luego, no he hecho pruebas para saber  si eso es verdad o no entre otras cosas porque, cuando te cortas, vas corriendo a por el agua oxigenada y la tirita y no te da tiempo de pensar en las musarañas, quiero decir, en las telarañas. 

Bueno, voy a volver al del lanrover, a ver si remato la faena. Para faena, la que le hicieron a un pastor que yo conozco, que fue a enterarse a Hacienda sobre lo que tenía que hacer con el I.V.A, si tenía que cobrar el 7 por ciento o si era el cuatro y si lo que le pagaran lo tenía que pagar él, a su vez, a Hacienda o se lo podía quedar; total, que le dijeron que si tenía arrendados los pastos del pueblo, era porque no eran suyos y, por  tanto, su  ganadería  no  era  dependiente,  sino   independiente,  claro, y  que  la ganadería independiente  no  estaba  en módulos, y  por tanto no podía estar en  el régimen especial del I.V.A. de los pastores y se preguntaba que si era pastor y no podía estar en el I.V.A. de los pastores, que a donde se iba a meter, que, desde  entonces –hace ya varios años de esto- estaba pagando a Hacienda el 7 por ciento del producto interior bruto de los corderos que vendía, y había muchos tratantes que le pagaban a él solamente el 4 por ciento, pues estos compradores se habían enterado en sus Haciendas –unos en Valencia y otros en Alcorcón- que a los pastores les tenían que pagar el 4 por ciento y no el siete. Y que si querían lo tomaban o si no que se quedaran con los corderos. Bueno, algún día de estos me voy a poner a escribir también algo sobre el I.V.A. y pienso aclarar esto del 4 y el 7 de una vez por todas. Ahora me voy a ir a quitar las telarañas del chozo, no sea que me corte y me dé por liarme una y se me infecte el dedo.  ¡Ah!, ya ha habido quien me ha preguntado sobre el funcionario que quería comprar un gorrino en Uña; claro, que yo no voy a ser como Antonio Jiménez, que da pelos y señales de esos de los que habla, aunque, pensándolo bien, a lo mejor algún día escribo algo sobre el de las gafas que todo lo ve según el cristal con que se mira él mismo, en su espejo particular, como el patio de mi casa. 

                           Entre la Zarzuela
                           y Darazutane,
                           alzara los ojos
                           hacia do el sol nace;
                           vide una cabaña,
                           della el humo sale............

+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.

CENTEGARES, Artista Invitado

Vicente García García es un joven artista de Tinajas, con una concepción del arte muy original, muy lúcida y muy bella. Su nombre artístico es CENTEGARES, y ha realizado ya proyectos importantes de fuentes y murales en Toledo, Cuenca, Madrid, Berlín, Guadalajara, Leganés, Brandemburgo (donde tiene un mural de 5 m. de largo por 3 de alto, el mural más grande de Alemania), entre otros sitios; su última creación ha sido  la decoración interior del restaurante La Encantada, en la calle Alfonso VIII, nº 81 de Cuenca, que hay que visitar, si uno quiere comer rodeado de arte. Una de sus obras más espectaculares es la fuente del parque La Chopera de Leganés, de la que CENTEGARES se puede sentir muy orgulloso. La decoración de la fachada de su estudio en Tinajas y, sobre todo el jardín del estudio merecen, por sí solos, una visita a su pueblo. El jardín no está todavía terminado, pero cuando lo esté será una de las obras más bonitas y hondas de CENTEGARES. Junto a su pueblo de Tinajas está “el monte de las esculturas”, digno también de visitarse, aunque algún gamberro se haya empeñado ya en estropear parte de lo que este joven artista hiciera con tanto cariño. Y ahora viene lo mejor, CENTEGARES presenta su  Manifiesto  apaptopista:

Manifiesto apaptopista. Centegarismos varios del siquenoque.
Está bien esto del arte, no tiene que ser necesariamente profundo, pero sí interesante. O sea, que uno disfruta de su trabajo, cumple con los preceptos biológicos como buenamente puede y acaba conociendo mundo, aunque no salga de su pueblo; dado que hay mucho que mirar y aún más que ver, que son cosas que además de dar lustre, entretienen y edifican.
Artismo. De entre el arterío del mundo, el mejor es el arte bueno, y después, y casi peor, el malo. También está el arte tonto, que da mucha pena, pero si cedes te la cuela y es peor. Con que si se puede, uno ha de estar con los buenos, soportar desde la lejanía a los malos y aborrecer como un mal matrimonio a los tontos. Pasa lo mismo con la vida, que, sin embargo, no tiene nada que ver con el arte.
El concepto. Un solo congreso de nadalogía congregará a más cretinos especializados en la obra de cualquier artista olvidado que espectadores tuvo este desgraciado en toda su vida. El hecho de que en el siguiente congreso del siguiente donnadie se junten los mismos críticos y digan las mismas sandeces que soltaron para el anterior es una constatación que abunda en la tesis de que el mejor teórico del arte es el teórico callado. Por vergüenza propia o por la fuerza bruta. Pero callado.
La síntesis. Todos sintetizan pero nunca acaban. ¿En qué quedamos? El caso es confundir, dar la nota y montar el numeraco. Porque síntesis síntesis, esa la hacen las plantas con   la clorofila el co2 y esas cosas. Lo del Hegel, los positivistas y el posconfucionismo es otra cosa. Son ganas de llamar la atención. De confundir a los demás, ya que ellos no acaban de aclararse en nada.
El artificio. O sea, de lo que se trata, pero que no debe notarse. Con que a otra.
Lo casual. El azar hará santos donde otrora germinara la impìa semilla del determinismo y la barbaridad.
Creen los exégetas del autismo, que mediante técnicas concretas de aislamiento vital uno llega a manifestar un arte puro. Posiblemente sea así, pero nunca interesará a nadie.
Luego vienen las disciplinas, que el truco del multimedia el multiculti y el multicaradura hacen bastardear entre ellas y que cada uno edifique a su manera allí donde antes hubo orden, disciplina, rigurosidad y, a menudo, aburrimiento. Uno es artista, a lo grandioso, como Marujita Díaz, y hace de todo, aunque sólo sepa de muy poco. Así, sabiendo lo justo de, pongamos, pintura, que es de lo poco que ha hecho hasta entonces, se pone a diseñar una escultura de hierro fundido y se la encarga realizar al primer pelao que pase por la calle.
La sabiduría popular ha acuñado una frase para eso: "jo, esa mierda la hago yo". Los que tienen algo más de labia y han pensado eso, pero lo han dicho sin zafiedad y exactamente al contrario, son los críticos. Donde un rùstico, pero honrado obrero de la construcción dice "vaya una puta mierda de cuadro, mi crío de dos años pinta mejor que eso" un crítico va y suelta "la expresividad del gesto contenido en su soltura de hondura sencillez, nos redime de nuevo con la pintura de este gran valor que hoy expone ante nosotros" y va el tío y a lo mejor cobra más que el pintor. O lo mismo, pero siempre cobra. Y dinero, no palos, que es lo que se merecería-.
Medianeros del gestohueco, lameculos de la corporación municipal que toque, abundamiserias con plaza ganada por oposición en cualquier lóbrego ministerio, opinantes, en suma de lo que a lo mejor saben, pero no entienden, y aún menos sentirán. Entre todos ellos sería difícil la competencia si se cotizase la escasez de seso y la miseria moral.
Total, que en esto de las disciplinas, a uno se le ocurre que lo mejor mejor es lo de los jardines y las catedrales. Lo segundo queda como muy místico e irrealizable, sólo financian catedrales paletos como los de Madrid, que , en consonancia, harán las mamarrachadas que hacen y se la encargarán a los zafios de su misma piara.
Jardines en cambio es otra cosa. Uno siempre tendrá a mano un tiesto donde plantar sueños imperiales de clorofila y glamur que sólo el paso del tiempo habrá de maltratar.
La superioridad de la jardinería sobre cualquier otra obra de arte se funda en que mientras el arte es eso, arte -y eso en las contadas ocasiones en que llega a serlo- un jardín es una mezcla de arte y naturaleza. Si hay arte pero no hay naturaleza será cualquier cosa, pero no un jardín. Si hay naturaleza pero no arte será cualquier cosa, pero no un jardín.
Entiéndase por jardín eso, la cabal conjunción de arte y naturaleza. Un espacio para el espíritu. En un jardín uno pasea con el alma, en un parque uno pasea con el perro. Odio los perros pero eso no viene a cuento. En un jardín uno pasea con su enamorada  enamorada, en un parque uno pasea con su señora y los niños. Nótese el matiz diferenciador. Sutil, pero inobjetable.
En un parque un zafio puede hacer futin con chandal fosforito sudando como un cerdo. Da tanto asco que las células cancerígenas que ya hay en su cuerpo aceleran su labor para acabar de una vez con ese numeraco que hasta a ellas mismas estremece. Como queda culto, citaré aquí la imperecera obra "Ontología y teleología de los jardines" del gran -imagino- Rosario Asunto, que zanja la cuestión para siempre. Editorial tecnos en su versión castellana.
Pero claro, uno siempre tendrá un tiesto propio donde plantar sus visiones y el perejil que le servirá para aderezar sus guisos, pero ¡cuán pocas veces un mecenas como Dios manda, pongamos por caso, un Juliano de Médicis, de los Médicis de toda la vida, va y te dice, ála hermoso, hazme un jardín. No, estas cosas no pasan en la vida diaria propiamente dicha, de modo que una vez constatada A/ su superioridad disciplinar B/ su jodida imposibilidad encargaticia, ponderemos aspectos más cotidianos del arte. 
 Discutiòse mucho en tiempos pasados sobre la superioridad de una disciplina artística sobre otra. Para Miguel Angel, como para Cellini , la escultura era superior porque patatín y patatán. Para los pintores lo era la pintura porque tarariorirorá. En esto, ciertamente, se mostraron harto previsibles y parcialistas. Para Rosario Asunto y para mí lo son los jardines. Creo que Rosario Asunto también odia los perros, pero eso no viene hoy al caso. Lo que sí estoy en condiciones de afirmar es que el arte más fácil y barato de hacer es la poesía. Para pintar uno tiene que comprar un cuadro, colores... una ruina. No digamos hacer las esculturas rupestres de los budas afganos, que uno necesita una montaña y todo.
No, el arte más barato y asequible es la poesía, que uno no necesita mas que un papel -los folletos publicitarios que se dejan en las lunas de los coches, por ejemplo, se les da la vuelta, y en esa media cuartilla uno puede arrearle una recua considerable de alejandrinos,. Y no digamos si da por la modernez/memez del verso libre. O sea que uno en una cuartilla se despacha una elegía al universo entero, se queda tan pancho y no tiene más que ir por los semáforos de los coches o las mesas de los bares tratando de pasar por drogadicto y vendiendo a la gente su creación.
Es el arte más barato y no sé porqué los poetas le echan tanto cuento. No es para tanto. Los hay, incluso, que hablan del sufrimiento de la creación, de la inconstancia de las musas y cosas así. Joder, si sufren que lo dejen y cedan su pluma a quien se lo pase pipa con estas cosas.
Porque estas cosas de la comunicación se notan. Si uno es un pelmazo y no tiene nada que decir y va y escribe un romance de veintemil endecasílabos sobre el secuestro de Cercis y Cloe, es que aburriría hasta a María Santísima. A saber la de capullos que habrá ahora mismo devanándose los sesos con horribles endecasílabos sobre Cercis y Cloe. Da pavor pensarlo. Y así casi todos. Porque en poesía, como en literatura, y casi, como en la vida misma, lo difícil, lo raro, es tener algo que decir.
Los literatos tampoco son nada del otro mundo. Como son poetas venidos a menos, lo dicho para los primeros reza para los segundos.
El comic es una gran disciplina, entre las mayores del pasado siglo. Picasso fue grande, no digo que no. Pero Ibañez fue inmenso. Y Vázquez llevó el surrealismo a extremos que si el Breton ese resucitase y leyese una tira de Anacleto Agente Secreto, se moriría de envidia e iría derecho al infierno, donde imagino, no andará muy lejos.
Los dibujos de la tele también están bien, sobre todo los de la Warner, y algunos sicodélicos de los Hanna Barbera, como los autos locos y el de Pierr Nodoiuna y el perro pulgoso. Los paisajes del correcaminos están entre lo más selecto que ha dado la Humanidad en los últimos 50000 años. Dysney, en cambio, es fofo y edulcorado y cuando sus criaturas se ponen a cantar dan ganas de estrangularlas a todas.
Insoportablemente baboso; esperemos que un terremoto en California provoque un cortocircuito en la sala donde está crionizado e impidan su anunciada resurrección. Sería sencillamente insoportable.
Y claro, si uno habla de Ibañez, Mortadelo y Filemón, y esa cúspide del ingenio humano que es 13 Rue del Percebe, todo lo demás desmerece. Este siglo recién concluido ha dado grandes figuras en los diversos campos de las artes: pintores, escultores, músicos, vendedores de enciclopedias... pero sin duda, su más cabal definición ha sido el comic.
Seguramente en este siglo lo será la animación; con que hijos míos, si lo que queréis es gloria, necrológicas egregias en el Abc del futuro y un cáncer de píloro en vuestros íntimos amigos -los artistas son los seres humanos más envidiosos del planeta- ya sabéis: a triunfar en la animación.
Ojo, que luego viene el tiempo y pone a cada uno en su sitio, o sea, en el olvido. Porque la gloria y la inmortalidad entre los hombres son cosas pasajeras que hay que intentar saborear en su momento porque despuès se pasan. Y en esta vida todo pasa. Aunque los hay que ni llegarán, y casi es peor.
Es cuanto uno ha aprendido a la tercera o cuarta exposición insignificante con fracaso de pùblico y enemistad de los bedeles. Si hay más en la vida ésta aún no me lo ha enseñado, y francamente, dudo que vaya ya a hacerlo; con que tomad estos centegarismos como verdaderos y definitivos. Amaos, respetad la libertad del vecino y esas cosas.
             Publicidad subliminal: visiten la superpágina Centegares.com

+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.

                                               PERICLES
                                                                 "Elogio de los muertos"

Entonces se les deposita en una tumba pública que está junto a la más bella entrada de la ciudad y en la que siempre entierran a los caídos  en la guerra, salvo a los de Maratón, pues por considerar excepcional su valor, allí mismo les dan sepultura.
Una vez que los cubren de tierra, un hombre elegido por la ciudad que no carezca de inteligencia y que destaque por su reputación, pronuncia un elogio apropiado en honor de los muertos; después se marchan. Así es la ceremonia fúnebre, y durante toda la guerra cada vez que surgió la oportunidad, siguieron la costumbre.
El caso es que fue elegido para hablar en honor de los primeros que murieron en esta guerra Pericles el de Jantipo. Cuando la ocasión llegó, acercándose desde el monumento a la tribuna levantada en alto, para que le oyese la multitud más alejada, dijo lo siguiente:”

(Esta es la introducción que hace Tucídides, en su Historia de la guerra del Peloponeso, al discurso que pronunció Pericles, discurso considerado como un monumento de la palabra y como un texto que toda persona culta debería leer. Pericles vivió en el siglo V a.C., y la revista FURTIVO lo va a reproducir íntegramente, en dos entregas, y es recomendable leerlo más de una vez para experimentar la profundidad  de un discurso pronunciado hace 2.500 años.)

35.-“Muchos de los que han hablado aquí elogian al que añadió este discurso a la ceremonia, por considerar que es hermoso hablar públicamente en honor de los caídos en las guerras. En mi opinión hubiera bastado con que a hombres que han sido valientes de hecho también de hecho les hubiéramos rendido los honores, como veis ahora que se organizan oficialmente en este funeral, y no correr el riesgo de confiar el mérito de muchos a un solo hombre que puede hablar mejor o peor, pues es difícil hablar cabalmente cuando incluso la conjetura de la verdad se fundamenta con dificultad. En efecto, quien es un oyente enterado y predispuesto, tal vez consideraría incluso que se ha hecho una exposición por debajo de lo que desea y sabe, mientras que quien no está informado pensaría, por envidia, que en algunas cosas se ha exagerado, si es que oye  algo que  supera  sus  propias  capacidades. Los  elogios  dichos  de  otros  se soportan hasta ese límite, hasta que cada uno se cree capaz de hacer algo de lo que oyó; a partir de ahí, envidiosos de lo que les sobrepasa, tampoco le dan crédito. Pero ya que los de antes decidieron que así debía ser, es preciso que yo, sometiéndome a la costumbre, intente acertar con el deseo y opinión de cada uno en la mayor medida posible.
36.-Comenzaré primero por los antepasados, pues es justo, y adecuado además en esta circunstancia, concederles el honor del recuerdo, ya que ellos, que habitaron siempre el mismo país a lo largo de las sucesivas generaciones, gracias a sus méritos, nos lo legaron libre hasta este momento.
Si digno de elogio eran ellos, más aún lo son nuestros padres, pues al hacerse con el imperio que tenemos, además de lo que heredaron, nos lo dejaron no sin esfuerzo a nosotros, los del momento presente. En su mayor parte lo hemos aumentado nosotros, sobre todo los que aún estamos en la madurez y, además, hemos logrado una ciudad capacitada en todos los aspectos, tanto para la guerra como para la paz. De todo ello omitiré los hechos bélicos en los que se consiguió cada cosa, o si nosotros o nuestros padres rechazamos con coraje al enemigo invasor, fuera bárbaro o griego, por no querer extenderme entre gentes que lo saben; sin embargo, con qué actitud llegamos a ello, con qué régimen político y por qué forma de ser se engrandeció, eso es lo que voy a exponer primero, y luego el elogio de estos, por creer que en la circunstancia presente no resultaría inadecuado decirlo y que sería conveniente que lo escuchara toda la multitud, sean ciudadanos o extranjeros.
37.-Tenemos un sistema político que no imita las leyes de otros sino que servimos más de modelo para unos que imitadores de otros. En cuanto a su nombre, al no ser objetivo de su administración los intereses de unos pocos sino los de la mayoría, se denomina democracia y, de acuerdo con las leyes, todos tienen derechos iguales en sus pleitos privados; en lo que hace a la valoración de cada uno, en la medida en que se goza de prestigio en algún aspecto, no es preferido para intervenir en los asuntos públicos más en razón de pertenecer a un grupo determinado que por sus méritos, ni tampoco, en lo que hace a la pobreza, es un obstáculo lo oscuro de su reputación, si puede beneficiar a la ciudad.
   Actuamos libremente no sólo en las actividades públicas, sino que en los recelos mutuos que se originan con el trato cotidiano, no nos enfadamos con el prójimo si hace su gusto, ni ponemos mala cara, lo que si no es un castigo, sí es penoso de ver.
Si en nuestras relaciones privadas se evita el agravio, en  lo  público  no  faltamos  a  la  ley sobre todo por temor, obedeciendo a los que en cada momento desempeñan los cargos a sí como a las leyes, especialmente a aquellas que existen para socorro de los agraviados y a cuantas sin estar escritas proporcionan una vergüenza indiscutible.

38.-Desde luego, hemos dedicado a nuestro espíritu muchísimas pausas de nuestro trabajo, consagrándole certámenes y fiestas sagradas a lo largo de todo el año y lujosas instituciones privadas, con cuyo deleite cotidiano se aparta de la mente lo penoso.
   En nuestra ciudad entra por su importancia cualquier mercancía desde cualquier punto de la tierra, y se da el caso de que los productos originados aquí no los disfrutamos como más propios que los que proceden del resto de la humanidad.

39.-Respecto a los ejercicios militares destacamos de los enemigos por lo siguiente: ofrecemos una ciudad abierta a todos y nunca impedimos, expulsando a los extranjeros, que sepan o vean –con lo que al no ocultarlo se beneficiaría de su vista el enemigo- por confiar no tanto en las medidas preventivas y engaños cuanto en nuestro propio arrojo a la hora de actuar; en cuanto a los sistemas educativos, mientras unos desde la temprana juventud intentan conseguir el valor con un fatigoso ejercicio, nosotros con un modo de vida despreocupado no somos más remisos en ir a peligros similares. Una prueba: los lacedemonios nunca hicieron una expedición contra nuestra tierra solos, sino con todos, y en cambio nosotros, al invadir la de otros, sin dificultad vencemos las más de las veces en tierra ajena, aunque luchemos con gente que combate por sus posesiones; ningún enemigo se enfrentó todavía contra todos nuestros efectivos reunidos por tener que preocuparnos por la flota y además enviar nuestras tropas de tierra a múltiples objetivos; pero en el caso de que traben contacto con una parte de nosotros, si vencen, se jactan de haber rechazado a todos, y vencidos de serlo por todos.
   Con todo, si queremos arrostrar los peligros más con despreocupación que  tras un ejercicio fatigoso, y no con una valentía impuesta por las leyes más que por nuestra forma de ser, queda a nuestro favor no afligirnos antes de tiempo por penalidades futuras, y cuando nos enfrentamos a ellas, no tener menos atrevimiento que los que continuamente se están esforzando.

   Por eso es digna de admiración nuestra ciudad y aún por otras cosas más.
40.-Gustamos de la belleza con sencillez y de la especulación sin incurrir en molicie, recurrimos a la riqueza por la oportunidad que da de actuar más que por vanagloria, y en cuanto a la pobreza, para nadie es vergonzoso confesarla sino que es más vergonzoso no intentar salir de ella.
   En las mismas personas es posible el interés por los asuntos públicos y privados, y el que, a pesar de dedicarse a distintas ocupaciones, no conozcan de un modo deficiente los públicos, pues somos los únicos que a quien no participa en ninguno de esos le consideramos no despreocupado, sino inútil, y lo cierto es que sólo nosotros decidimos o examinamos con rectitud los asuntos, sin considerar un daño para la acción las palabras, sino más bien el no informarse mediante debate antes de emprender lo que se debe ejecutar.
   También en eso nos comportamos de manera distinta, hasta el punto de mostrar la máxima osadía y además reflexionar sobre lo que vamos a emprender; en este caso, en los demás la ignorancia produce osadía, la reflexión vacilación. Con justicia serían considerados de corazón más fuerte quienes a pesar de conocer clarísimamente lo peligroso y lo agradable, no por eso evitan los riesgos.
   También en  lo que  respecta  a  la  generosidad somos opuestos a la mayoría, pues conseguimos nuestros amigos no cuando recibimos favores sino cuando los hacemos. Es más firme en su amistad el que hace el favor porque tiende a conservar por medio de la simpatía hacia el que lo recibió la gratitud debida; en cambio el que lo debe es más débil al saber que ha de corresponder a su generosidad no como un favor, sino como una deuda. Y somos los únicos en ayudar sin reservas a cualquiera más que por un cálculo de intereses, por la confianza que nace de la libertad.

+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.

LA EDAD DE BRONCE EN POZO AMARGO II

Notas sobre los asentamientos de la Edad de Bronce
(Bronce Medio) en las lomas de Pozo Amargo y El Simarro (Vara de Rey)
por A. Delademartín


                Los poblados de la Edad del Bronce Medio se enuentran, casi siempre, en los cerros más elevados existentes junto a terrenos llanos, cuyas tierras más cercanas aprovechaban sus moradores para el cultivo de cereales. En concreto, las lomas de Pozo Amargo y de El Simarro se encontraban rodeadas de grandes bosques, donde con toda seguridad existía en abundancia caza de muy variadas especies, tanto menor, como mayor ( conejos, liebres, tejones, perdices, ciervos, toros, jabalíes, cabras, caballos, ...), que debió constituir gran parte de la dieta consumida y para cuya caza usaban lanzas, hondas, arcos con flechas de punta de pedernal, posiblemente envenenadas y otras trampas. La caza, la agricultura y el pastoreo, quizá por este orden, pienso que constituyeron los productos alimenticios, que se complementarían con productos silvestres recogidos en el campo. Una de las piezas que encontré es un alisador de astiles; se trata de una piedra lisa de arenisca, en la que se ha grabado una ranura longitudinal, de algo más de un centímetro de ancha, que servía para pasar por la ranura los palos – palos finos - que iban a servir de astiles para las puntas de flecha, con el fin de quitarles irregularidades y enderezarlos para una mayor efectividad en la acción venatoria. 
Aunque no existen ríos en las inmediaciones, junto a los cuales solían asentarse las poblaciones prehistóricas, sí existía agua en abundancia, tanto en fuentes como en lagunas, lavajos o cilancos, que debieron existir en gran número en la Edad del Bronce, y de las que quedan vestigios en la actualidad: alguna fuente que todavía tiene agua, bastantes afloramientos de agua en época de lluvias abundantes, muchos lugares donde el agua está cercana al afloramiento, sitios llamados todavía "las fuentes", aunque ya no tengan agua, lavajos, balsas y cilancos que han llegado hasta nuestros días (años 1950-1960), si bien van desapareciendo en la actualidad por la acción del uso de maquinaria en las labores agrícolas o por otras razones, como ocurrió con las balsas en el mismo pueblo de Pozo Amargo, pero que son, sin duda, vestigios de agua abundante en Las Lomas y sus inmediaciones; indicios todos que apuntan a  que en tiempos antiguos el agua debió ser abundantísima, tanto en manantiales, como en lavajos, afloramientos diversos, o encharcamientos estacionales o permanentes.
El hecho de que se dedicaban a la agricultura está demostrado por los abundantes dientes de hoz y las piedras y manos de moler encontrados en superficie, debiendo haber constituido los cereales una parte muy importante de la dieta, si se atiende a que han aparecido molinos de mano (trozos en su mayor parte) en casi todos los cerros prospectados e, incluso, varios en algunos -hay que tener en cuenta que no se ha excavado nada, y los hallazgos se refieren siempre a piezas encontradas en superficie. Los llamados "dientes de hoz" se engastaban en palos de madera, más o menos curvos, unidos con resinas y pegamentos naturales, y tenían la misma función que las hoces actuales(1);
estos dientes de hoz tienen una forma determinada (ver fotos), y existen otros que debieron usarse como cuchillos y que tienen formas distintas, aunque idéntico filo. Los dientes de hoz recuerdan mucho a los pernales con los que están hechas las trillas actuales, de tal manera que no es fácil distinguir uno de otro, si no se está acostumbrado a ver estas piezas. La principal diferencia, aparte de la forma de media luna en los dientes de hoz, está en que estos están dentados en la parte del filo, mientras que el filo de los pernales de las trillas es liso, es decir el que resulta de la extracción de la lasca por percusión. Lo que sí tienen muchos de estos dientes y cuchillos es un brillo especial en el filo, que es el resultado y señal inequívoca de un uso muy prolongado (los pernales de las trillas actuales no llegan a tener  este brillo. 
Por lo que se refiere a las viviendas, parece que estaban construidas de piedra, atendiendo al gran número de ellas existente en los derrumbes actuales, aunque no se sabe nada de su forma. Es probable que fueran redondas y con techo abovedado, de falsa cúpula, al estilo de los "cubos" actuales, que se encuentran en la zona en gran número para refugio de pastores, y que, pienso, pueden ser reminiscencias de aquellas viviendas prehistóricas; estos "cubos" reciben el nombre de "bombos" en otras partes de La Mancha.
          
El poblado estaba rodeado por una muralla de piedra, que se conserva a tramos, y cuya línea todavía se puede apreciar hoy en algunos cerros, si bien prácticamente  derruida. El hecho de que estos  poblados  se construyeran  en lo alto de cerros y estuvieran amurallados es considerado por los expertos como un modo de defensa contra ataques de otras gentes o tribus, sin embargo, y sin negar esta posibilidad -sobre todo, en algún momento de la vida del poblado-, no está muy claro, en mi opinión, que esto fuera así, si bien en épocas posteriores (iberos y después)está claro que esta ubicación de los poblados obedecía, sin duda, a un carácter defensivo de los mismos; lo mismo se puede decir de los yacimientos griegos de la misma época. Según creo, la muralla de estos poblados pudo tener un fin simplemente de abrigo contra el frío, los vientos y la humedad, cosa lógica  si se piensa que en estos sitios altos es donde con mayor rigor se nota el frío y el viento.
Aunque el clima de hace unos 3.000 o 4.000 años parece que fue similar al actual, soy de la opinión que las inmediaciones de estos cerros debieron estar encharcadas y, en ocasiones, completamente anegadas, lo que añadiría una explicación complementaria  al porqué aquellos hombres se encaramaron a lo más alto de los cerros. También pudo influir en esta manera de construir los poblados la tradición o influencia de otras gentes (la cultura argárica es  ejemplo de estos poblados-fortificaciones, y no digamos nada de las de Micenas, pero aquella sociedad estaba más desarrollada que la nuestra en todas las manifestaciones de la vida, y sobre todo en lo referente a la guerra); también cabe pensar en un carácter defensivo de estas construcciones, pero no frente a otras tribus, sino frente a animales que pudieran resultar peligrosos (toros, lobos, víboras ... etc); esta opinión está apoyada también por el modo de vida de otros poblados, pertenecientes a la cultura de "Las Motillas", que estuvieron asentados en las llanuras de La Mancha y que son también contemporáneos de los de El Simarro y Pozo Amargo. Estos asentamientos de Las Motillas tuvieron una larga vida en el llano, por lo que, parece, que  no  existía  el peligro de agresión por parte de otros grupos humanos, no teniendo necesidad, por tanto,  de amurallar sus poblados ni edificarlos en cerros altos.

En cuanto al vestido y mobiliario, no se tienen noticias directas, pues nada se ha encontrado hasta ahora. Por referencias de otros yacimientos contemporáneos, incluso anteriores en el tiempo, se sabe que eran expertos en la confección de cestería y pleita de esparto y tenían no solo cestas, espuertas, esteras de esparto para el suelo de las viviendas y otros tipos de recipientes, más o menos bastos, sino que, al parecer, se fabricaban vestidos de pleita fina (Cueva de "Los Murciélagos" en Albuñol - Granada-)y, con seguridad, sandalias de esparto. Aparte del esparto, las pieles de animales debieron ocupar un lugar importante tanto pata el vestido, como para piezas de abrigo para dormir, junto con tejidos de lana y otras fibras, cuyo hilado ya conocían. Las lomas de Pozo Amargo están cubiertas en su totalidad por el esparto, en la actualidad, por lo que es fácil suponer que lo mismo debió ser en la época de aquellos poblados.

No se sabe si todos los cerros poblados en la Edad del Bronce, en el área comprendida entre Pozo Amargo y El Simarro, estuvieron habitados al mismo tiempo, o en etapas sucesivas. Tampoco se sabe si estuvieron todos habitados, o alguno de ellos se dedicó a fines específicos, como pudiera ser lugar de ritos religiosos o vivienda de algún jefe y sus allegados. etc.
En el caso de que todos los cerros hubieran estado habitados simultáneamente, parece ser que el grupo pudo estar constituido, en total, por unas 100 o 120 familias, repartidas por los ocho o nueve cerros habitados, siendo los mayores "Cabezamesada" y "El Marmellón" en El Simarro y "El cerro de la Ermita" en Pozo Amargo.

Pozo Amargo.
Años 70.

+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.

NOTIALBA.COM, 
   Por Rosa Villada


Que pena, que tenga que desaparecer una revista como Notialba, y que pena que una periodista tan profesional y tan inteligente como Rosa Villada tenga que “irse” hastiada de luchar por la verdad y la libertad. Mas, ¿qué disparate acabo de decir?  Quise decir, hastiada de bregar con personajes que se revuelcan, “si es necesario”, en la inmundicia, que usan el poder que les dan los ciudadanos y, a veces, el dinero público para hacer daño a aquellos a quienes  deben servir, para salirse con la suya, aunque sea pisoteando la legalidad. Ahora que desaparece Notialba sale a la luz FURTIVO, pero          ¿dónde vamos nosotros, que no tenemos idea de lo que es el periodismo? Bueno, a lo mejor aguantamos el tiempo suficiente para que Rosa respire aire sano y quiera volver a luchar, de nuevo, por la Verdad y la Libertad. ¡Que necesitados estamos en esta sociedad nuestra de provincias de gente como Rosa, que luchen para que vayamos saliendo, aunque sea poco a poco, de la Edad Media! Bueno, que hable ella: 
                                                        
  Este es un artículo de despedida. Me voy. Cierro Notialba. Dejo el periodismo local porque quiero dedicarme plenamente a escribir literatura. Creo, sinceramente, que durante los últimos veinte años de mi vida he dado lo mejor de mí misma a un oficio del que aún sigo enamorada. Porque ¿qué culpa tiene el periodismo de haberse convertido en lo que ahora es? En una profesión en la que se esclaviza a los trabajadores, dominada por oscuros intereses empresariales, y aliada al poder político -sea el que sea- que ha olvidado que su esencia es la defensa de la Libertad y de la Verdad, por encima de cualquier presión. Puede que éstas sean palabras rimbombantes, pero me vais a permitir que hoy me ponga un poco trascendente. Sólo un poco. Al fin y al cabo, éste es un artículo de despedida que se presta a este tipo de excesos.
Como decía, he decidido dejar el periodismo local. Lo he ejercido durante veinte años dando tumbos y "cornás" por casi todos los medios de comunicación. He recibido algunas puñaladas y sinsabores, pero muchísimas satisfacciones. La mayor de todas ha sido la de mantener, contra viento y marea, mi libertad y mi independencia. Y decir siempre lo que he querido decir. Un lujo que cualquier periodista puede permitirse, aunque la mayoría no lo haga. Allá ellos. No saben lo que se pierden. Yo me he empeñado siempre en permitirme ese lujo, y lo he conseguido. Aunque a veces haya tenido que pagar un alto precio. Por eso ahora me voy con la cabeza alta y con la satisfacción del deber cumplido. Que no es otro que el de obrar siempre en conciencia, y haber sido fiel a mí misma. Con mis aciertos y con mis errores.
Desde hace más de tres años, Notialba ha sido un oasis en el desierto. Una ventana de libertad dentro del rancio y   mediocre  panorama     vital en que se encuentra sumido la ciudad. Mi querida ciudad. Primero desde el  Partido Popular, y  después  desde  el  PSOE,  conforme  han ido teniendo el poder en las instituciones locales, se han hecho muchos, pero que muchos esfuerzos por suprimir la voz crítica que representaba este modesto medio de comunicación. Me cabe el orgullo de decir que no han podido conmigo. Porque si Flaubert fue Madame Bovary, Notialba he sido yo. Y no han podido con  Notialba  porque no han podido conmigo.
Ahora que nadie me echa -que quede claro- soy yo la que se va. Y me voy porque creo que no merece la pena seguir clamando en el desierto. Creo, sinceramente, que Albacete está muy mal. Pero seguramente tenemos lo que nos merecemos. Y creo, además, que ni a corto ni a medio plazo vamos a estar mejor porque nadie está realmente interesado en que las cosas cambien. Hay muchos intereses por medio. Los partidos se alternan en los gobiernos, pero nada cambia porque les resulta más "rentable" que todo siga igual. ¡Qué más da que gobierne el PP o el PSOE! La experiencia en Albacete ha demostrado que da igual. Y no hablemos del nivel de nuestros representantes. El nivel de la mayoría de nuestros políticos -porque siempre hay excepciones- es tan bajo tan bajo, que te obliga a arrastrarte por el fango para poder contar sus peripecias. Y yo tengo un concepto más alto de lo que es la política. Un concepto que, por desgracia, no se ajusta a la realidad de lo que hoy estamos viviendo en Albacete.
La verdad es que me aburren soberanamente. No les veo la gracia. Y si la actualidad política del momento pasa por los romerales, las pilares, los bonos, los condes, los barredas y las "chuses" de turno, no seré yo quien siga perdiendo el tiempo en comentar nada sobre estos personajillos locales, provinciales y regionales. Porque he llegado a un punto en que seguir hablando de esta gente, y comentando sus miserias, me parece una pérdida de energía y de tiempo. Y a mi edad ya no puedo permitirme el lujo de ir tirando por la borda un tiempo precioso que necesito para cosas más importantes. Como seguir escribiendo. Porque yo no voy a dejar de escribir. Eso nunca. Me marchitaría si lo hiciera. Yo voy a escribir siempre... Pero otras cosas. Cuando tenga algo que decir, lo diré. Y cuando no tenga nada que decir, también.
Ahora creo que después de veinte años de ejercer el periodismo, apasionadamente y al pie del cañón, me merezco un respiro. Y voy a dármelo. Porque ya me he cansado de contar las miserias de los miserables. Me he cansado de hablar de ese mundo falso e irreal, en el que todo se compra y se vende, en que se ha convertido la política. Ahora quiero escribir sobre cosas más reales. Mis sueños, por ejemplo. Porque yo no he renunciado a mis sueños. Contemplo la vida con una tremenda ilusión y con la completa seguridad de que aún me aguardan infinitas cosas por vivir. Y no quiero perdérmelas. Tengo un montón de experiencias dentro, de pensamientos y sentimientos, a los que tengo necesidad de dar salida, para que puedan entrar muchas más. Y no puedo quedarme atascada relatando la triste y rancia historia de nuestra política local, provincial y regional. De verdad, creo que no merece la pena. Al menos a mi no me compensa dedicar tanta energía, tanto esfuerzo y tanto tiempo a nadar permanentemente contra corriente, a desmentir las mentiras que nos cuentan y a hablar de personajes que venderían a su propia madre con tal de conservar su medio kilo de sueldo mensual.

Pero no nos pongamos tristes. Dejo el periodismo para perseguir un sueño y un destino: el de dedicarme a escribir literatura. Por eso este artículo, aunque sea de despedida, no puede ser triste. Es también un artículo de agradecimiento. De verdad, con el corazón en carne viva y con un nudo en el estómago, os quiero mostrar mi más cálido agradecimiento a todos los que cada martes habeis leído y difundido mis comentarios. Si pudiera abrazaros uno por uno no dudeis que lo haría. Gracias por haber seguido conmigo cuando otros han intentado silenciarme. Cuando ayer le comenté a Violeta, mi hija pequeña -que ya no lo es tanto- que iba a cerrar Notialba para dedicarme a escribir literatura me dijo: "¿Y qué pasa con la gente que te lee?" Yo le respondí con otra pregunta: ¿"Crees que debo continuar, aunque ya no quiera hacerlo, pensando en la gente que me lee?" Y ella me dijo: "No, porque cuando escribas otras cosas seguro que te seguirán leyendo".
En un acto que roza el masoquismo, anoche miré el marcador en el que se reflejan las entradas que últimamente ha registrado Notialba. Durante los últimos tres meses -y a pesar de que ha habido un verano de por medio- la media de entradas que ha registrado semanalmente este periódico digital asciende a 3.100. La inmensa mayoría proceden de España, pero también se han acercado a estas páginas desde 47 países distintos. Eso sin contar las fotocopias y los correos electrónicos que cada martes han reproducido y remitido mi comentario. ¡Y algunos decían que no lo leía nadie! Por cierto, no puedo dejar de reseñar que la Diputación continúa en cabeza -seguida de la Universidad- en cuanto a entradas a  Notialba se refiere. Y eso a pesar de las amenazas de romerales.com. ¡Qué poco caso le han hecho!  Afortunadamente.
Por todo ello no puedo más que estar inmensamente agradecida a todos los que han conectado conmigo a través de esta publicación digital. Estoy segura de que, como dice mi hija, volveremos a encontrarnos. Será en otro momento. Será en la pantalla de un ordenador, entre las páginas de un libro, o en medio de un relato. No sé aún ni cómo ni dónde nos encontraremos. Pero estoy segura de que volveremos a encontrarnos. Mientras llega ese momento, permitidme que os hable como si os conociera, como amigos. De uno en uno y de tú a tú. Permitidme que os desée lo mejor. Y que la aburrida y mediocre realidad actual no os haga olvidar vuestros sueños. Porque es verdad que vivimos ficciones y soñamos realidades. Hasta siempre.

+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.

COTILLEO VISUAL



IBM fabrica “ASCI White”, la supercomputadora más rápida del mundo. Realiza en
en un segundo cálculos que una persona tardaría 10 millones de años en conseguir.
Pero la capacidad de procesamiento humano sigue siendo todavía mil veces más rápida que “ASCI White”. ¿Hasta cuando? Al ritmo con que se está aumentando la capacidad de los procesadores, la capacidad del cerebro humano será superada en unos 10 años.
................................
La sala segunda de lo penal del Tribunal Supremo condenó a dos empresarios de Sigüenza (Guadalajara) como autores de un delito contra la libertad y seguridad de los trabajadores, por su relación con un argelino a la espera de regularizar su situación en España, al que obligaron a firmar y cumplir un contrato como “esclavo”.
                                        .................................................
Jesse Owens llegó a los Juegos de Berlín, en 1936, habiendo realizado ya una proeza como la que logró el 25 de mayo de ese mismo año, cuando, en unos campeonatos universitarios, había ganado cuatro pruebas y batido los récords mundiales. Pero le faltaba la cima olímpica. Logró cuatro medallas de oro en 100, 200 y relevos 4x100 metros.
        En el salto de longitud ganó mucho más. Adorf Hitler estaba en el palco presidencial y el alemán Lutz Long, en cabeza hasta el quinto salto, representaba la confirmación de la raza aria. Pero el negro Owens se fue hasta 8,06 metros (tenía ya el el récord en 8,13) y el Führer, humillado, se retiró del palco para no tener que saludar al vencedor.  (del País Semanal).
................................................................

“ 8ª.- Se autoriza una fuente luminosa artificial por arma de fuego para prevenir riesgos a la seguridad de las personas, si bien, sólo se podrá utilizar para visualizar la pieza a que se dispara y para su recogida, quedando prohibida la utilización del mismo para disparar sobre la pieza.” (Leído en una autorización de espera nocturna al jabalí, expedido por la Delegación en Cuenca de la Consejería de Agricultura de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha).
 ¿ Os imagináis al cazador enfocando hacia el lugar de donde proviene un ruido, que supone de un jabalí, apagando después el foco, y disparando a oscuras y volviéndolo a encender para comprobar si le ha dado o no?).
              .......................................................................................................

    Habla en voz baja, habla despacio y no digas demasiado.
    (Leído en un libro sobre la Edad Media)

+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.

HISTORIAS PARA NO DORMIR  

 La jurisprudencia del guarda forestal    /     segunda parte

      en el Cuartel de la Guardia Civil de Tragacete, presentara yo una denuncia por abuso de poder y trato vejatorio contra el Sr. Sancho y éste no pusiera ninguna denuncia contra mí, como era lógico, a pesar de sus amenazas (de esto saben mucho los corruptos), lo que sí hizo fue pedir al guarda que nos atendió que le pusiera en la denuncia una nota que testificara que había presentado dos ramas de acebo, añadiendo él, después de su estancia en el cuartel, las palabras “con raíz”, con lo que quería, sin duda, dar más fuerza a su denuncia y, sobre todo, tener donde agarrarse cuando fuera a responder de la denuncia que yo presenté contra él. Pero esto le debió parecer poco pues, al día siguiente, me imagino que abandonando su trabajo, se presentó en la Delegación Provincial de la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente a proveerse de un certificado falso con el que poder hacer frente a mis acusaciones, en caso necesario, y contar con las pruebas legales y fehacientes que probarían que me había denunciado con todas las de la ley (así juega esta gente, con el beneplácito de sus jefes, tanto intermedios, como superiores).
Y aquí entra en acción el segundo de la lista, el ingeniero de montes Juan Sanz Martínez, quien, al  ver  los  dos   palotes   que   le   llevó   el  insurrecto,  le  diría  –pienso yo- :  “ no  te preocupes, que  esto  lo  arreglo  yo,  que   para eso estamos”  y le aliñó un   certificado  en  el  que  hizo  constar  que  “ las  pruebas   presentadas   . . . . . . . . . .
corresponden a dos pies de acebo (Ilex aquifolium) arrancados sin cepellón y sin posibilidad de recuperación, habiéndose presentado el decomiso en el puesto de la Guardia Civil de Tragacete el 22 de febrero de 1997”. No sé que querría decir el Sr. Ingeniero con lo de “habiéndose presentado el decomiso en el puesto de la Guardia Civil”; el caso fue que el decomiso lo llevó consigo el tal Sancho - ¡Qué  poco se parece al otro, al amigo de Don Quijote!- desde su jurisprudencia a la Delegación de Agricultura (para ser más breves), con lo que es de suponer que el ingeniero vería los dos palotes de acebo cortados por mí. Por si acaso, y en contra de lo acordado en el Cuartel, las “pruebas” desaparecieron, con lo que yo me quedé, de nuevo, sin poder mostrar, donde fuera necesario, que todos estaban mintiendo. Me imagino que el mismo día, pues el escrito no lleva fecha, la tercera en discordia, la ingeniera técnica forestal Ruth Delgado García elevaba informe técnico en el que decía: “Se redacta el presente informe para proceder a la valoración del daño producido por el arranque sin autorización por parte de Antonio Sancho Buil ....... de dos matas de acebo ...”  y añadía que, según la retahíla de leyes que cité en mi artículo primero, se “establece la sanción por las acciones realizadas sin autorización sobre pies de especies protegidas, cuando provoquen su muerte o desaparición (como es el caso)”. La ingeniera técnica forestal seguro que fue al lugar de los hechos la noche del 23 al 24 de febrero de 1997 para comprobar que el enorme acebo había desaparecido o había muerto pues, yendo de día y a la fecha de hoy, cualquiera que no sea ciego, tonto o malicioso, puede comprobar su hermosura, su porte y, también, que ya es imposible averiguar de qué ramilla corté yo los dos palotes origen de esta historia. Como habréis observado el que arrancó los dos acebos resulta que no fui yo, sino el Jurisprudencio de los Montes, según el informe  de la ingeniera técnica forestal, al que no hay quien le hinque el diente por ningún sitio: Claro que los funcionarios públicos, en realidad, no estamos para exquisiteces, estamos para eso, para echar un cable al compañero, sin atender a nuestra obligación ni al posible  daño que podamos hacer a terceras personas que van tranquilamente por el mundo. ¿O qué pensáis que quiere decir eso de vivir o estar en un Estado de Derecho?  Pues, eso, ni más ni menos.
La denuncia que presenté en el Cuartel de la Guardia Civil de Tragacete se tramitó al Juzgado de Instrucción nº 2 de Cuenca, que me citó, para la celebración del juicio, para el 23-Abril-97 “debiendo comparecer en dicho acto con las pruebas de que intente valerse”. El día citado me presenté en el Juzgado, donde me comunicaron que el juicio se había suspendido porque  habían olvidado citar a los denunciados. De nuevo fui citado a juicio para el día 4-Junio-97, fecha que yo olvidé, –mira por donde- por lo que no pude asistir al juicio en el que se dictó sentencia absolviendo a los guardas, en base a la falta de acusación y aportación de pruebas por mi parte, por lo que, al faltar éstas, se presume la inocencia de los denunciados, como es lógico y establece la Constitución. En estas cosas, como veis, no existen segundas oportunidades, a no ser para los Organismos Públicos que, si olvidan citarte, pues te citan otra vez y todos tan contentos.
El día 8-Agosto-1997 presenté una nueva denuncia, esta vez ante la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, tanto contra los guardas forestales como contra los ingenieros Juan Sáiz Martínez y Ruth Delgado García, por expedición de denuncias y certificados falsos; el nombrado para estudiar y resolver esta denuncia fue Miguel Chillarón Yuste, nombrado hace poco director general de Desarrollo Rural de la Consejería de Agricultura de la Junta, en Toledo. Este listo –por algo la han nombrado lo que lo han nombrado- ideó un cuestionario capcioso (sí, para ver si me sorprendía en algún renuncio), al que yo tenía que contestar, con el fin de aclarar los hechos, que contenía preguntas como estas: “¿No es cierto que Vd. fue, premeditadamente, el día de autos a coger plantas ..?”; o esta: “¿Los agentes forestales iban de uniforme en verde oliva y en coche oficial?”; o esta otra: “¿Sabía Vd. que el diccionario define la palabra arrancar como la acción de “sacar de raíz”?. Bueno, el caso fue que este buen encuestador de amiguetes -¡Vaya amiguetes que tiene!- informó a la Consejería de Agricultura que la actuación de los funcionarios denunciados fue correcta en todo momento y así la había establecido también la sentencia del Juzgado (este escalador de puestos no debió leer la sentencia y si la leyó, pues resulta que no sabe leer, el pobre badajo, ya que la sentencia no da la razón en nada a los jurisconsultos que me denunciaron, y lo único que hace el Juzgado es no condenarlos por falta de acusación y pruebas, por lo cual se acordó archivar el expediente de denuncia. De los certificados falsos y la denuncia contra los ingenieros, mejor no hablar. Ni los citaba en el cuestionario, ni habló nada de ellos, ni resolvió nada. A mí, conculcando la ley, no me permitieron tener acceso al expediente ni ver el informe emitido por el analfabeto.
Cuando me comunicaron el archivo del expediente yo solicité la puesta de manifiesto del  mismo (es decir, solicité verlo), pues se trata de un derecho que tenemos todos cuando somos parte o nos afecta un expediente (art. 84  de la Ley de Procedimiento Administrativo), recibiendo de la Consejería de Agricultura, en Toledo,  la callada por respuesta, es decir, encubriendo las actuaciones de sus funcionarios. Acudí al Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha exigiendo ese derecho, y recibí del Tribunal un requerimiento para que me personara, en el plazo de 10 días, acompañado  de Abogado y Procurador. Total, solicité justicia gratuita, que no me fue concedida, por lo que me vi obligado a renunciar a un derecho que tenemos todos los ciudadanos, porque el coste de un abogado y procurador no guardaba relación con lo que se pretendía; es decir, para que cuatro funcionarios te muestren el expediente, cumplan con una ley tan  básica y meridiana, resulta que le tienes que pagar a un Abogado y a un Procurador, a no ser que seas pobre de solemnidad y, en ese caso, te concedan justicia gratuita, quiero decir abogado gratuito, porque lo de la justicia es otra cosa. Por desgracia, los pobres de solemnidad ni se atreven a denunciar estas actuaciones, ni saben, siquiera, que existe la justicia gratuita para ellos.
Es decir, que, en cualquier expediente, el interesado puede personarse para que se lo muestren, lo lea, lo estudie y pida –y le entreguen- las copias que le interesen del mismo, a no ser que un funcionario de estos que pululan más de lo deseable te diga, tranquilamente,  que  no  le  da  la  gana    mostrarte   e l  expediente   o   hace  lo  que hizo la Consejería de Agricultura, que no te contesta porque no le da la gana, que es lo mismo;  y te tienes que aguantar, si quieres como si no quieres. Y callarte, y aguantar esas actuaciones que rayan el delito –cuando no lo son-, o le pagas a un abogado 200.000 Ptas. para que defienda ante los tribunales que dos y dos no son cinco, como diría Juan de la Piñuela (La minuta recomendada para estos casos por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha es de 175.000 Ptas.) ¡Ah!, si quieres puedes escribir un articulillo por ahí en cualquier revisteja.  Y esa es la Justicia que tenemos, y ese es el estado de Derecho en que vivimos. Naturalmente, no siempre es así, hasta ahí podríamos llegar. De otro modo, yo, por lo menos, ya me habría tirado al monte: eso sí, a otro monte, lejos de aquí.                                                                                   
 Dejando mis denuncias y volviendo a la del Señor de los Anillos y al informe de la ingeniera técnica forestal, resulta que las leyes esas que yo citaba en el anterior artículo, en base a las cuales se  me sancionó, establecen, por arrancar un acebo, una multa que puede ir de las 40.001 a las 75.000 Ptas. por planta; pues esta ingeniera marrullera, ni corta (eso es un decir, pues parece bastante corta, la pobre) ni perezosa, en lugar de calcular, como era su obligación, la cantidad menor, pues las cantidades intermedias y más altas se imponen en caso de reincidencia o en casos de especial gravedad, calculó la cantidad mayor, con lo que en su informe proponía una multa de 150.000 Ptas. (75.000 X 2). No sé por que motivo, pero el caso fue que se procedió a sancionarme con 81.102 Ptas, es decir, con la cantidad menor.
Yo tenía la nota del amigo de Don Quijote -¡Qué cosas digo!, ¿En qué estaría pensando?-,   en la que constaba escrito “dos ramas” por lo que, al recibir la notificación del expediente por “arranque de dos matas de acebo”, me fui a la Delegación de Agricultura y hablé, además de con los dos maestros de guardas forestales, con el Jefe del Servicio del Medio Ambiente Natural, José Ignacio Nicolás Dueñas quien, en esta ocasión, sí me dijo que él había visto los dos trozos de rama, que no eran matas de acebo y  que,  desde  ese  momento,   constaría   que   se     trataba   de   ramas  y no de plantas (¡Muchas gracias!).
A partir de esta conversación, y de las  alegaciones que hice, se me notificó un nuevo expediente sancionador “por corte de dos ramas”, con multa de 20.000 Ptas.; presenté los recursos correspondientes y llegué, al final, de nuevo,  ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, que me exigió, como antes (así lo establece la Ley, ¡Que pena!) que compareciera con Abogado y Procurador. Como la acción llevada a cabo por mí no está tipificada como falta en ninguna ley, y ante las amargas experiencias anteriores, decidí gastarme el dinero pensando que la cosa podía estarme por las cincuenta mil Ptas., algo más o algo menos, y fui a hablar con un abogado para que me defendiera ante el Tribunal; bueno, el Abogado me dijo que no merecía la pena gastarse un dineral (él cobraba por caso 200.000 Ptas.) para librarse del pago de 20.000 , y me aconsejó que las pagara, aunque me doliera tener que renunciar a defenderme de un atropello. Al final cedí y pagué y, todo esto, porque un buen día un guarda de jurisprudencias , que vive a costa de los ciudadanos, se empeñara en denunciarme amparado, eso sí, por otros dos jefes suyos de la Delegación de Agricultura. ( ¿Qué pensáis que puede decir el diccionario del escalador Chillón, digo Chillarón, de quienes denuncian de esta guisa y de los que apoyan esas denuncias?), y con el beneplácito de los servicios jurídicos de la Consejería de Agricultura de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, en Toledo, que para eso están (bueno, y para otras cosas que iré contando).
...... en el próximo número, fin de esta pesadilla y comienzo de otra por el mismo estilo.

                                                                          Antonio J. M.
                                                                          (El condenado)  

Si quieres seguir esta historia, ve a OtraHistoriaI.

+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.

CANTOS POPULARES

La mora cautiva
Transcripción musical de Herminio Carrillo

El romance de la mora cautiva lo había escuchado yo cuando era un niño (hace cerca de cincuenta años) en Pozo Amargo, creo que de labios de mi madre, y lo he tarareado innumerables veces en mi ya dilatada vida. Nunca recordé ni el título ni la letra ni, tampoco, de qué trataba este precioso romance. Hace dos o tres años, viajando con unos amigos, Marilina, la amiga que conducía, de Casas de Benítez, nos anunció que iba a poner un casete con canciones populares que había grabado el grupo folclórico La Vendimia de su pueblo; llegó un momento en que empezó a sonar el romance de la mora cautiva. En la vida de las personas hay muchos momentos de grandes vivencias y emociones y, también momentos más sencillos y pequeños que nos hacen vibrar y emocionarnos de igual forma; para mí aquel momento constituyó una de los más emocionantes de la  mía.
Además de en Pozo Amargo y Casas de Benítez, este romance se cantaba también en Mota del Cuervo, que yo sepa, aunque se cantaría, por supuesto, en muchos sitios más.-


La música que se publica aquí es la que yo oí cantar en Pozo Amaro, con alguna ligera variante respecto de la que canta el grupo La Vendimia, de Casas de Benítez. La letra es la misma que ellos cantan, pues yo no recuerdo nada. Solamente he suavizado algo la letra, pues como se dice más adelante, la cautiva no pudo reír, sino llorar de emoción al volver a su ciudad.
 
        
                    Letra de la Mora Cautiva:
 
Mañanita, mañanita,
mañanita de primor,
cautivaron a una niña
que era más bella que el sol.     

La mandaron a lavar
pañuelos a la niñita
y a las dos de la mañana
volvía la pobrecita.                

Pasó por allí el Rey
que con su escolta venía
¡Buenos días tengas, mora!
¡Buenos días tenga Usía!           

Si te quieres venir, vente.
De buena gana me iría,
y los pañuelos que lavo
¿Dónde me los dejaría?     

Los de oro y los de plata
aquí en mi caballo irían
y los que no valgan nada
la corriente llevaría.              

Al entrar en la ciudad
la morita sonreía.
¿De qué sonríes morita?
¿De qué te ríes, Lucía?      
No me río del caballo,
ni tampoco del que guía;
que lloro de ver el pueblo,
que toda esta tierra es mía.


Tu padre, ¿Cómo se llama?
Mi padre es Juan de Oliva
y un hermanito que tengo
se llama José María.             


¡Abrid, padre, los balcones,
ventanas y celosías,
que por traerme una morita,
te traigo una hermana mía!  

Como se puede observar, este romance de La Mora Cautiva es el mismo que el de Don Bueso, expresado de otra forma, que se reproduce a continuación.
El que la mora cautiva riese o sonriese (como se ha suavizado aquí) al entrar en el pueblo, o ciudad, no tiene sentido, aunque es así como lo ha rescatado el grupo “La Vendimia”; la cautiva lloró de emoción al entrar a su antigua ciudad, como es lógico y como ocurre en esta versión del romance de Don Bueso.                                  

Lunes era, lunes
de Pascua florida,
guerrean los moros
los campos de Oliva.
¡Ay campos de Oliva,
ay campos de Grana,
tanta buena gente
llevan cautivada!
¡Tanta buena gente
que llevan cautiva!,
y entre ellos llevaban
a la infanta niña;
cubierta la llevan
de oro y perlería,
a la reina mora
la presentarían.
-Toméis, vos, señora,
esta cautivita,
que en España toda
no la hay tan bonita;
toméis vos, señora,
esta cautivada,
que en todo tu reino
no la hay tan galana.
No la quiero, no,
a la cautivita,
que el rey es mancebo,
la enamoraría.
-No la quiero, no,
a la cautivada,
que el rey es mancebo,
y la enamorara.
-Mandadla, señora,
con el pan al horno,
allí dejará
hermosura el rostro;
mandadla, señora,
a lavar al río,
allí dejará
hermosura y brío.
Paños de la reina
va a lavar la niña;
lloviendo, nevando,
la color perdía;
la niña lavando,
la niña torciendo,
aun bien no amanece
los paños tendiendo.
Madruga Don Bueso
al romper el día,
a tierra de moros
a buscar amiga.
Hallóla lavando
en la fuente fría:
-Quita de ahí, mora,
hija de judía,
deja a mi caballo
beber agua limpia.
-¡Reviente el caballo
y quien lo traía!,
que yo no soy mora
ni hija de judía,
sino una cristiana
que aquí estoy cautiva.
-¡Oh, qué lindas manos
en el agua fría!,
¿si venís, la niña,
en mi compañía?
¡Oh qué blancas manos
en el agua clara!
¿si queréis, la niña,
venir en compaña?
-Con un hombre solo
yo a fe no me iría,
por los altos montes
miedo te tendría.
-Juro por mi espada,
mi espada dorida,
de no hacerte mal,
más que a hermana mía.
-Pues ir, caballero,
de buen grado iría.
¿Paños de la reina
yo qué los haría?
-Los de grana y oro
tráelos, vida mía,
los de holanda y plata
al río echarías.
Y digas, la niña,
la niña garrida,
¿has de ir en las ancas
o has de ir en la silla?
-Montaré en las ancas
que es más honra mía.
Tomóla don Bueso,
a ancas la subía.
Tierras van andando,
tierras conocía,
tierras va mirando
da en llorar la niña.
-¿Por qué lloras, flor,
por qué lloras, vida?,
¡maldígame Dios
si yo mal te haría!
-¡Ay campos de Grana,
ay campos de Oliva,
veo los palacios
donde fui nacida!
Cuando el rey mi padre
plantó aquí esta oliva,
él se la plantaba,
yo se la tenía,
mi madre la reina
bordaba y cosía,
yo como chiquita
la seda torcía,
mi hermano don Bueso
los toros corría;
yo como chiquita
la aguja enhebraba,
mi hermano don Bueso
caballos domaba.
¡Abrid puertas, madre,
puertas de alegría,
por traeros nuera
traigo vuestra hija!
-¡Si me traes nuera,
sea bien venida!
Para ser mi hija,
¡qué descolorida!
-¿Qué color, mi madre,
qué color quería,
si hace siete años
que pan no comía,
si no eran los berros
de una fuente fría
do culebras cantan,
caballos bebían?
¡Si no eran los berros
de unas aguas margas
do caballos beben
y culebras cantan!
¡Válgame Dios, valga,
y Santa María!
¡Ay campos de Grana,
ay campos de Oliva!


HONGOS Y SETAS DE PRIMAVERA

Las colmenillas, piñuelas o panalejas                                                                                                                                                                            Por Vicente Marín

Aunque hay quien asegura haber visto colmenillas en Otoño, lo normal es que   sea  en  Primavera  cuando   encontremos  estas  curiosas  setas  con  su forma característica  que recuerda un panal de abejas. Desde mediados de Marzo, si el tiempo no es muy frío, hasta finales de Mayo podemos verlas en muy distintos parajes; en las orillas de los ríos, bajo chopos, olmos, fresnos... tanto en el llano como en la montaña bajo  pinos, en lugares donde ha habido movimiento de tierras, en taludes y regueras y especialmente donde se ha producido fuego; por eso, el único  triste  consuelo  que  nos  queda,  cuando  ha  ocurrido  un  incendio  es  que, probablemente en las Primaveras siguientes, si la climatología es adecuada, saldrán colmenillas. Las colmenillas, piñuelas o panalejas como también se las suele llamar, pueden ser de muy variados colores; blancas, ocres, amarillas, rosadas, pardas, marrones, verdosas, grises o negras, dependiendo  a menudo el color del estado de maduración así, hay algunas que en principio son negruzcas para pasar después al amarillo ocre y otras son muy claras al principio y van oscureciendo por la edad. Seguramente estas variaciones de forma y color durante su desarrollo, habrán influido además de otras apreciaciones, en la disparidad de criterios existente entre los micólogos, en cuanto a la nomenclatura o clasificación de especies dentro del género Morchella; algunos tienden a agrupar las distintas variedades dentro de dos únicas especies: Morchella esculenta y Morchella cónica y otros, por el contrario, atendiendo a variaciones morfológicas o de color, dan nombre a gran números de especies.
Todas  las  colmenillas  son comestibles  y  muy  bien consideradas gastronómicamente, pero se han de tomar con moderación y bien cocinadas por contener, aunque en pequeña proporción sustancias tóxicas que desaparecen con la cocción o después de desecadas, que es otra forma de disfrutar de su excelente sabor fuera de temporada. Como curiosidad, podemos recordar la variedad Hortensis que, a veces, puede alcanzar dimensiones tan desproporcionadas que se doblan por el pie por no poder soportar su propio peso. También podemos encontrar en las riberas o lugares húmedos, ejemplares de discreto tamaño y pie bastante alto que se inserta en el sombrero a media altura; se trata de la Mitrophora Hybrida. Algo insólito que nos puede ocurrir al recoger colmenillas cortándolas por el pie, es que en algunas ocasiones la parte que queda enterrada al cabo de algunos días se ha desarrollado de forma notoria, como pretendiendo inútilmente regenerarse.

+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.

A TERRA MUNIÑA,                                                                                                                  
  por T. S. Eliot               


En este y el siguiente número de FURTIVO vamos a presentar, en gallego, el poema 
“La tierra baldía” de T.S. Eliot, a ver si  nos acostumbramos a leer, aunque sea con
dificultad, en otros idiomas afines al nuestro.
La traducción al gallego es de  Álvaro  Prado (apradov@nexo.es), al que pertenecen,
igualmente, las notas explicativas. Alejandro Pareja, lingüista y traductor, nos ha traducido
algunas palabras gallegas, con el fin de facilitar la lectura                                                         

I.  O ENTERRO DOS MORTOS

Abril é o mes máis cruel, xera
lilas da terra morta, mestura
a memoria e o desexo, esperta
as raíces murchas con chuvia de primavera.
O inverno mantívonos quentes, cubrindo
a terra con neve deslembrada, fornecendo
unha pouca vida con tubérculos mirrados.
O verán sorprendeunos, chegando polo Starnbergersee (4)
cun trebón; paramos na columnata,
e saímos coa raxeira, ó Hofgarten (5),
e bebemos café, e falamos unha hora.
Bin gar keine Russin, stamm aus Litauen, echt deutsch (6)
e cando eramos cativos, estando na do archiduque,
na do meu primo, levoume en trineo,
e asusteime. El dixo, Marie,Marie,
cóllete forte. E alá fomos,
Nas montañas, alá sénteste libre, si.
Leo, case toda a noite, e vou ó sur no inverno.
¿Cales son as raíces que prenden, que polas medran
deste lixo pétreo? Fillo de home,
non o podes dicir, nin adiviñar, porque ti coñeces só
unha morea de imaxes rotas, onde bate o sol,
e a árbore morta non gorece, o grilo non conforta,
e a pedra enxoita non soa coa auga. Só
hai sombra baixo desta rocha vermella
(ven embaixo da sombra desta rocha vermella),
e amosareiche algo diferente á
túa sombra á mañá alancando atrás túa
ou á túa sombra á tardiña medrando ó teu encontro
amosareiche o medo nunha presa de po

Frish weht der Wind
Der Heimat Zu.
Mein Irisch kind,
Wo weilest du? (7) 

"Déchesme xacintos por vez primeira hai un ano;
alcumáronme a rapaza dos xacintos."
—Mais cando volviamos, tarde, do xardín de xacintos,
os teus brazos cheos, e o teu pelo mollado, eu non podía
falar, e os meus ollos esmoreceron, non estaba nin
vivo nin morto, e non sabía ren,
miraba no corazón da luz, o silencio
Oed' und leer das Meer (8).
Madame Sosostris, adiviña de sona,
colleu un arrefrío, emporiso
téñena pola muller máis sabia de Europa,
cunha baralla malvada. Velaquí, dixo ela,
está a súa carta, o Mariñeiro Fenicio afogado,
(esas son perlas que foron os seus ollos. ¡Mire!)
Velaquí está Belladonna, a Dona das Rochas,
a dona das situacións.
Velaquí o home dos tres bastos, e aquí a Roda
e aquí está o mercador torto, e a carta esta,
en branco, é algo que el levaba ás costas
que non me é permitido ver. Non atopo
ó Aforcado. Tema a morte por auga
Vexo multitudes de xente, camiñando en círculo.
Gracias, se ve á querida Sra. Equitone,
dígalle que xa levo eu o horóscopo:
hoxe en día hai que andar con tanto tino.
Cidade irreal,
baixo a brétema castaña dun amencer de inverno,
unha multitude fluía pola Ponte de Londres, tantos,
non pensara que a morte desfixera a tantos. 
Salaios, curtos e infrecuentes, eran exhalados,
e cada home fitaba diante de si.
Subían a encosta e baixaban por King William Street,
cara onde Santa María Woolnoth daba as horas
cun son apagado na badalada final das nove.
Alí vin a un que eu coñecía, e pareino, berrando: ¡Stetson!
¡Ti que estiveches comigo nos barcos en Mylae! (11)
Ese cadáver que plantáche-lo ano pasado no teu xardín,
¿empezou a agromar? ¿Florecerá este ano?
¿Ou o súpeto carazo turbou o leito seu?
¿Ouh, arreda o Can de aquí, que amigo dos homes é
ou coas súas unllas o escavará outra vez!
 ¡Ti!, hypocrite lecteur!—mon semblable—mon frère! (12)

Traducción de términos alemanes:
(4) Stambergersee, “lago de Stamberg” ;
(5) Hofgarten, “Parque Real de Munich”;
(6)  Bin gar ....., significa: “No soy una rusa, soy de Lituania, una auténtica alemana”;
(7) Frish ...., “Fresco sopla el viento, hacia nuestro hogar (patria), mi niña irlandesa,
¿hacia dónde vas?
(8) Oed`und leer das Meer:  desierto y vacío está el mar                                
(11) Mylae: puerto antiguo de Sicilia;
(12) ¡Ti! ............: ¡A tí, hipócrita lector – mi  semejante- mi hermano! 

Traducción de términos gallegos:
xera : cría                      
mestura: mezcla             
deslembrada: olvidada   
mirrados: marchitos                     
trebón: lluvia, turbión   
raxeira: escampada           
cativos: niños                
lixo : mancha                     
morea: montón              
gorece: cobija                       
presa: puñado                
po: polvo                             
polas: ramas                  
amosareiche: te enseñaré 
alcumáronme: me llamaron     
emporiso: sin embargo        
atopo: encuentro                        
brétema: niebla            
salaios: lamentos                        
diante: delante               
cheos: llenos                                
sona: fama                
agromar: retoñar                        
carazo: escarcha          
                                                                                
II. UNHA PARTIDA DE XADREZ

A Cadeira na que ela sentaba, coma un trono brunido,
brillaba no mármore, onde o espello
sostido por pés tallados con videiras madurecidas
das que asomaba un Cupido dourado
(outro agachaba os ollos trala á)
dobraba as chamas de candelabros de sete brazos
reflectindo a luz sobre a mesa mentres
o escintileo das súas alfaias ascendía ó seu encontro,
desde estoxos de raso vertido en rica profusión.
En ampolas de almafí e vidro coloreado
destapadas, asexaban os seus estraños perfumes sintéticos,
en ungüento, en po, ou líquidos, turbaban, confundían
e afogaban o sentido con recendos; remexidos polo ar
que refrescaba desde a ventá, estes ascendían
engrosando as prolongadas chamas das velas,
lanzaban o seu fume ós casetóns,
alterando o deseño do teito artesoado.
A enorme fraga mariña nutrida con cobre
ardía verde e laranxa, enmarcada pola pedra coloreada,
luz triste na que nadaba un golfiño tallado.
Sobre a antiga repisa da cheminea exhibíase
como se á escena nemorosa dese  un bufardo
a metamorfose de Filomela, polo rei bárbaro
tan rudamente forzada; mais alí o reiseñor
enchía todo o deserto con voz inviolable
e aínda ela choraba, e aínda o mundo persegue
"chaca-chaca" (13) a sucios oídos.
"Ando mal dos nervios esta noite. Moi mal. Queda
comigo.
Fálame ¿Por que non falas nunca? Fala
¿Que estás a pensar? ¿Que pensas? ¿Que?
Nunca sei en que pensas. Pensa.

" Penso que estamos na quella das ratas
onde os homes mortos perderon os ósos

¿Que é ese ruído?"
                        O vento baixo a porta.
¿Que é ese ruído agora? ¿Que fai o vento?
                        Nada de nada.
                      ¿Non
sabes ren? ¿Non ves ren? ¿Non lembras
ren?"
                            Lembro
esas son perlas que foron os seus ollos.
¿Estás vivo ou non? ¿Non hai nada na túa cabeza?"
                            Pero
Ouh ouh ouh ouh ese Shakespeheriano Rag... (14)
é tan elegante
tan intelixente
¿Que farei agora? ¿Que farei?
Sairei a présa como estou, e camiñarei pola rúa
co pelo solto, así. ¿Que imos facer mañá?
¿Que imos facer sempre?
                      A auga quente as dez  
E se chove, ás catro un coche pechado.
E xogaremos unha partida de xadrez.
Premendo os ollos sen pálpebras e agardando que a
porta dean petado.

Cando o home de Lil se licenciou, dixen,
non atei a lingua, díxenllo eu mesma
DÉANSE PRESA POR FAVOR É A HORA
Agora que vai voltar Albert, amáñate un pouco.
Quererá saber que fixeches cos cartos que che deu
para o dentista. Si que chos deu, que estaba eu diante.
Sácaos todos, Lil, e pon unha dentadura xeitosa,
xúrocho que el dixo non aturo mirarte.
E tampouco eu, dixen, e pensa no pobre Albert,
leva catro anos no exército, quere pasalo ben,
e se ti non o fas, farano outras, dixen eu.
Oi ¿outras?, dixo ela. Algunha haberá, dixen eu.
Logo saberei a quen llo agradecer, dixo ela e fitoume.
DÉANSE PRÉSA POR FAVOR É A HORA
e non che gusta podes seguir así, dixen eu.

Outras poden coller e elexir se ti non podes.
Pero se Albert marcha, non será porque non cho dixen
.Debería darte vergoña, dixen, parecer tan anticuada.
(E ela ten só trinta e un anos.)
Non podo evitalo, dixo ela, poñendo cara mouca,
son as pílulas que tomei para botalo fóra, dixo.
(Xa tivo cinco, e case morreu do pequeno George.)
O farmacéutico dixo que me iría ben, pero non volvín se-la
mesma.
Es ben parva, dixen eu.
Vale, se Albert non che deixa soa, aí tes, dixen eu,
¿para que casas se non queres fillos?
DÉANSE PRÉSA POR FAVOR É A HORA
Ben, aquel domingo Albert estaba na casa, tiñan un xamón
curado
e invitáronme a cear, para ver que bo está quente
DÉANSE PRÉSA POR FAVOR É A HORA
DÉANSE PRÉSA POR FAVOR É A HORA
Boas noites Bill. Boas noites Lou. Boas noites May. Boas
noites
Ala. Boas noites. Boas noites.
Boas noites, señoras, boas noites, doces señoras, boas
noites, boas noites.
(13) chaca-chaca: referencia al acto sexual
(14) Shakespeheriano Rag: canción de éxito en Estados Unidos en el año 1912

Traducción de términos gallegos:
recendos: fragancias                 
golfiño: delfín              
Cadeira: silla     
á: ala
lembras: recuerdas         
xeitosa: graciosa         
aturo: soporto                
fitoume: miróme
premendo: cerrando        
chos: te lospechado: cerrado             
petado: llamado                            
diante: delante                
aturo: soporto                          
parva: ignorante

+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.

CUENTOS Y LEYENDAS

La visión del Wingka
(cuento oral mapuche, por  Gilberto Sánchez)

El protagonista -un wingka, es decir, un chileno- viaja a la Argentina a buscar yerba mate, la cual han consumido los pehuenches desde hace mucho tiempo. Ellos se procuraban antes los llamados "vicios" (yerba mate, azúcar, sal, etc.) en la "otra banda", adonde iban a vender y a "conchabar"  sus productos artesanales. Frecuentemente arriesgaban sus vidas al transitar, con caballos y mulas cargados, por estrechos desfiladeros, al borde de profundos precipicios cordilleranos. En ese escenario, el wingka negociante tiene la visión de un personaje mítico de la cordillera. Indudablemente es, por su aspecto, un cheruve, al cual se considera maligno y exterminador de gente. Dicen que sólo habita en las montañas y su presencia es anunciada por alteraciones climáticas, con tormentas y truenos. Se lo asocia también con los aerolitos o "bolas de fuego". Su aparición es muy fugaz y, luego de oler el pie del hombre, desaparece. Sin embargo, enseguida se hará presente el mal que le producirá la muerte.
Esta leyenda está escrita en lengua mapuche  (de los indios del Alto Biobío) y así la presentamos; está traducida al español por Gilberto Sánchez C.

0.- ta ngütramkaayu tüva kiñe perimontun peñi kuyvi allkütupan tüvachi ngütram gütramkaanu ñi ñuke em vey nieviñ longko mew veymew ngütramkaayu
Bueno, ahora te voy a contar una "visión", hermano. Hace tiempo que alcancé a escuchar esta leyenda. Me la contó mi finada madre  y la tengo en la cabeza. Por eso te la voy a contar.

1.- mülerki kiñe pütta avngen pikevüy avngen ta tüvachi yerba mew veymew ngewerkelay tüva chile waria mew veymew müleyerki püttake che mütte wenulkawlu ta mate mew veymu vemngechilu vey pewedwampelayngün piam pu che itrovill püle upayngün kintuyngün yerba pelayngün
"Resulta que había una gran escasez, de esta yerba", decía antes. Entonces ya no había en el pueblo de Chile  (y) resulta que  los finados mayores estaban muy acostumbrados al mate. Así las cosas, la gente ya no lo encontraba. Pasaron por todas partes, buscaron yerba, (pero) no hallaron.

2.- veymu piam müli kiñe ka mollvüñ  wentru piki eyew ka lov mew malla pingi ti lov vey piam nampülkave wentru küdawki piam veychi küdaw veymew amon waydüv pi piam ti wentru kay yemean yerba pi piam kimnen rüpü  ka kimnen waria mülelu waydüv pi piam
"Resulta que vivía un hombre chileno allá en la otra comunidad'', decía. Malla se llama la comunidad. Era un hombre que hacía muchos viajes lejos, pues trabajaba en eso. Y entonces dijo el hombre: "Voy a ir a la Argentina, voy a ir a traer yerba. Ya conozco el camino y conozco el pueblo que hay en la Argentina”.

3.- veymew amuy piam eluy kiñe antü vey tayñi amuam amuy kiñe antü umañpoy piam kiñe degiñ  mew ka antü mew vewla powi piam kiñe waria mew waydüv waria longkopwe pingi piki veymew piam müli kiñe püchin ngillakamekim 
Y entonces se fue. Fijó un día para ir. Se fue un día (y) se alojó en una cordillera. Recién al otro día llegó a un pueblo, en la Argentina, es que. "Loncopue se llama el pueblo", decía. Allí había donde ir a comprar algo.

4.- vey powi piam ti wentru yemi piam yerba ka itrovill püchiken küpali pütta meñkukünoy piam küpatuy káa vemngechi piam küpatuy nga vey piam meñkuntulen küpalu kay nga ti vey piam doy ñochilen piam küpatuy küla antü küpan pipingi
Se fue el hombre allá, fue a traer yerba. Trajo de todo un poquito. Volvió con una carga grande, es que .  Así, pues, volvió una y otra vez (como otras veces). Como volvía con carga, pues claro, venía  más despacio. "Tardé en llegar tres días", repetía.

5.- veymew vemngechilu vey piam kiñe antü küpalu weyaluy piam degiñ wenu  veymew kidu küpakonli piam akutualu kay nga veymew rangiñpalu piam degiñ mew wiñmay ka pireni piam
Entonces, así las cosas, un día, cuando venía, empeoró en la cordillera, en el cielo (tiempo). Él seguía caminando para llegar de regreso. Entonces, cuando llegó a la mitad de la cordillera, le llovió y nevó.

6.-  veymew vemngechilu vey vey piam doy wechuñpalu kiñe degiñ mew traviañmay vey chew umañan ta pi piam ti wentru  veymew avngewi iñ dwam piam laperken may ta ta pi piam iñ dwam degiñ kay nga
Así las cosas, cuando llegó más a la cumbre de la cordillera le anocheció. "¿Dónde voy a dormir?", dijo el hombre. Entonces se desanimó. "¡Ah, me voy a morir!, pensó, pues estaba en una cordillera".

7.- veymew topakonpay kiñe chengke kura mu piam ukali piam ti pütta kura veymu akulu konpay piam minche mu angküli minche mu piki iñ ngütram pingeki  veymu tranakünoupay piam ñawlkay piam makuñ vey kütral ñawlan pipingi veymu piam tranakünoupay ekullukünoy iñ makuñ ka metrültukukünoy piam tayñi üpalnelchi yewün veymu püchi umawtun pipingi
Entonces pudo entrar en una cueva de piedra. Estaba partida la piedra grande. Cuando llegó, se metió debajo. "Estaba seco debajo", dicen que contaba. Se tendió, se tapó con su manta y puso de cabecera las cosas que traía. "Entonces dormí un poco", decía una y otra vez. Entonces se tendió (para dormir). Llevaba manta. "No llevaba fuego (fósforos)", repetía.

8.- veymew püchi upatravia treperumen püchi upanagi piren pipingi llipenkünowi piam wenu veymu vemngechilu kidu káa dwamnevi piam tayñi küpatual veymew epe wünürki pipingi veymew piam ngütrümüy kiñe alka na küme ngütrümüy ti alkapio pipingi welu kiñechi müten piam ngütrümüy ti alkapio veymu vemngechilu vey mülepi may rukache ta ta pin pipingi püchitripa welu degiñ piam nga
"Un poco después de la medianoche desperté de repente. La nieve había pasado un poco", repetía. El cielo se había despejado. Así las cosas, otra vez él pensó, decía una y otra vez, en su regreso. "Ya casi había amanecido. Entonces cantó un gallo. "Cantó muy bonito el gallo", repetía, "pero cantó una vez nomás". Así las cosas: "Hay una casa con gente cerca, pensé", repetía. ¡Pero estaba en una cordillera!

9.-  veymu püchiñma mu doy pelonagi pipingi veymu vemngechilu vey pen kiñe pütta wentru repente trekakonpoy pipingi kolülongko (12) rüv aylenküli ñi longko piam pütta wentru Veymu püchiñma kintuneweponu pipingi vey kidu piam minche makuñ kiñe nge kintunekevi itro tivtivüy iñ piwke vente weda iñ  llikan pipingi
"Entonces, al poco rato (cuando) aclaró más, vi a un hombre grande (que) de repente entró dando trancos", decía una y otra vez. Tenía el pelo colorado, era en verdad como brasas el pelo del hombre grande. "Se quedó ahí un rato corto, mirándome fijamente'', decía una y otra vez. Él, debajo de la manta, lo miraba con un ojo. "Me latía el corazón de tanto miedo ", repetía.

10.- veymu vemngechilu vey ñochikechi potronagi pütta wentru pipingi vey nütuiñmaponu iñ kiñe namun pipingi witrañmapürampoy ñi namun veymew veypi ti pütta wentru pipingi na weda nümüy ta anay pi piam ti pütta wentru tüvkütüvkütuy ti pütta wentru pipingi vey vemkünonu vey wiñotuy eypikünotenu müten vey tripatuy ñamnagi vey inche rüv ventre weda iñ llikan pipingi ti wentru
"Entonces, se agachó despacito el hombre grande, me agarró uno de mis pies. Levantó mi pie", decía una y otra vez. Entonces fue y dijo el hombre grande: "¡Qué mal olor tiene, pues!". "Escupió varias veces el hombre grande", repetía. "Eso me hizo y se dio la vuelta. Sólo eso me dejó dicho y salió. Se perdió (desapareció). Yo, en verdad, tenía mucho miedo", repetía el hombre.

11.- vey püchin mew vey alongkopay wün pipingi vey kümelutuy piam wenu vemngechilu vey ta wünnaglu vey lippenkütuy piam tripapay panü vey küpatuy piam kidu kom antü küpatuy piam ka wün püle püchi uparangi antü akutuy piam mallamalla pütta meñkuntulen veymu piam ngütramkapatuy iñ vemngechin
"Al poco rato asomó la aurora", repetía. Luego, se compuso el cielo (tiempo). Así las cosas, cuando amaneció, se despejó (y) salió el sol. Entonces se vino él de regreso. Todo el día demoró en volver. Al otro día, poco después de las doce, llegó a Mallamalla, con una carga grande. Allí contó lo que le había pasado.

12. vey vemngechilu vey meli antü mu chi vey piam lemwitrapüramwelay ñi namun vey kutrannamunün pipingi vey iñ namun tayñi nüñmadu ta ti pütta  wentru   veymu vemngechilu vey ka ke antüyekümi piam doy yelyekümi tayñi namun emngen titikopoy iñ namun pipingi vey ata vultay ula piam iñ namun  vemngechilu vey püraiñmay ñi angka mu piam  kiñe tripantu rekc veli piam ti wentru vey dehpweh vey lay latripay piam ti wentru vey wingka wentru piam
Así las cosas, como al cuarto día ya no podía levantar su pie. "Me enfermé del pie" repetía, "del pie que me agarró ese hombre grande". "Entonces, con cada día que  pasaba, empeoró mi pie. Así, se llenó de agua mi pie", repetía. Luego, hasta se le deshizo su pie (y), así las cosas, se le subió (la enfermedad) al cuerpo, es que. Como un año estuvo el hombre así y después murió. Se murió el hombre, finalmente. Era un hombre chileno.

13. vemngechi  ngütramkakevüy ñi ñuke em vemngechi uparki ti wentru   kintukelu ta püchiken bisio pikevüy em ventepoy ti ngütram
Así me contó hace mucho tiempo mi finada madre. Así le pasó al hombre que andaba buscando unos poquitos "vicios", decía antes. Y aquí se termina el cuento.
+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.

VALDECABRAS

(La memoria colectiva. Colligite fragmenta ne pereant)
Capítulo II / La escritura de 1865                                                                 

por Bruna, la pastora

La escritura de transacción, a la que me referí en el anterior capítulo, obligaba a los firmantes y, ahora, a los herederos de los firmantes y a la actual dueña, cuyo padre compró la dehesa, el monte de Valdecabras (no todo, como se verá), a los herederos de Andrés Avelino Arteaga y Palafox, marqués de Valmediano, fallecido el día 5 de febrero de 1864, cuya herencia recibieron sus cuatro hijos: Andrés, quien heredó el título, María Josefa , Fernando e Isabel Arteaga de Silva, quienes se repartieron no sólo el monte de Valdecabras, sino otros bienes que habían heredado. A partir de esta fecha, la herencia recibida del padre Marqués llegó a pertenecer, con el paso del tiempo, a innumerables hijos, sobrinos, nietos, todos descendientes  de los tres hermanos que firmaron la escritura de 1865. Esta jarca de herederos convinieron en encargar a Antonio Maura Muntaner, quien fuera hasta hacía pocos años presidente del Gobierno español, el reparto de la herencia, el cual dictó un laudo en el año 1912, según el cual el monte de Valdecabras debía venderse en subasta y repartirse la cantidad obtenida los herederos, según su tanto de derecho. La subasta tuvo lugar el día 15 de julio de 1916 en la Notaria  de Toribio Gimeno Bayón, siendo el adjudicatario Juan Correcher Pardo, quien lo adquirió por 660.000 Ptas. en calidad de cederlo a su hermano Salvador, cesión que se llevó a cabo el día 25 de julio de aquel mismo año. Todos los bienes y derechos de los vecinos de Valdecabras quedaron a salvo, como era natural, y así constó en todos los documentos que se elaboraron e inscribieron al efecto.
Salvador Correcher Pardo murió soltero, si bien tuvo una hija natural con su criada  (según se dice por el pueblo, aunque este extremo no lo he podido confirmar) y la actual dueña, María del Carmen Correcher Martínez quien, por cierto, no quiere respetar los derechos de los vecinos, es hija natural de Salvador Correcher Pardo y María Josefa Martínez, también de estado soltera, de quien apenas se tienen noticias.
María del Carmen Correcher Martínez, heredó a la muerte de su padre, por tanto, el monte pinar de Valdecabras  (con las servidumbres  de  la  escritura  de 1865 que ya se expusieron sucintamente en el capítulo anterior), pero no heredó ni las tinadas, ni los corrales u otras construcciones  enclavadas  en el monte, que  los  vecinos  poseían, y  mantuvieron, cuando
se firmó la escritura de transacción de 1865, ni las tierras -de labor o de pinar- que los vecinos adquirieron legalmente con posterioridad a aquella fecha, también dentro del monte.
Hubo propietarios que no firmaron la escritura de transacción famosa –no dieron poder para hacerlo a Juan Patiño-, entre los cuales estaban Juan Cerdán, vecino de Cuenca, Victorio Guijarro Martínez y Antonio Luque Vicens, que yo sepa, de los que proceden las tierras que los vecinos tienen ahora en propiedad en el monte de Valdecabras. La dueña actual no tiene fuera del monte absolutamente nada, pues las únicas propiedades que tenía (una era, una casa y, al parecer, un molino) ya no le pertenecen, pues unas las vendió y sobre el molino, derruido hace ya más de cuarenta años, ha perdido los derechos de uso, por encontrarse en aguas de dominio público.

Las tonterías que han tenido que oír los vecinos, por parte de los guardas actuales, en el sentido de que la “señora” era dueña de todo (incluidas tinadas, casas, eras huertas, caminos, ejidos, etc., tanto dentro, como fuera del monte) no son sino un cuento chino y un camelo, que no se sostienen en ningún documento de los muchos que existen sobre este asunto del monte de Valdecabras, pues todos se refieren, única y exclusivamente, al monte pinar, aunque en la escritura de 1965 o en algún otro documento se cite la palabra “término” en lugar de monte o pinar, y aunque la pobre señora Correcher haya estado creyéndose y, posiblemente todavía crea, ser la dueña de “todo”.

¿Qué pasó para que se firmara la escritura de 1865? O dicho de otro modo, ¿Qué ambiente había en Valdecabras respecto al tema de la propiedad del monte y las tierras de labor enclavadas en el mismo por aquellas fechas? Antes de referirme a los acontecimientos inmediatos a la firma, diré que los vecinos de Valdecabras no reconocieron nunca la propiedad del monte a favor del Marqués de Valmediano y, sobre todo, no reconocían la propiedad del Marqués, en ningún caso, sobre las tierras de labor enclavadas dentro del pinar. El día 12 de diciembre DE 1855 Teodoro Mediamarca se dirigió a la Administración competente, que era entonces “La Administración de Propiedades y Derechos del Estado”, para denunciar la posesión ilegal del monte de Valdecabras por parte del citado Marqués, monte que, según el denunciante, pertenecían al caudal de Propios o al de aprovechamiento común, pues así constaba en el Catastro, Reglamento de Propios y otros documentos. Con motivo de esta denuncia se formó un expediente que fue remitido a la Dirección General de Bienes y Derechos del Estado en Madrid, para su resolución. En marzo de 1958 el expediente no se había resuelto, por lo que Teodoro Mediamarca volvió a dirigirse al Investigador de Bienes Nacionales, pues el Marqués había efectuado una corta importante de pinos, que se encontraban en los LLanos de Embid dispuestos a ser conducidos por el río Júcar al destino dispuesto por el adquiriente, el Marqués de Benamejí.

A continuación se reproduce íntegramente el escrito que dirigió Teodoro Mediamarca en fecha 7 de marzo de 1858, cuyo original se encuentra en el Archivo Histórico Provincial de Cuenca, en la Sección “Desamortización”,  “Signatura 797”:

"En esa Administración de su digno cargo constará, que en 12 de Diciembre de 1855, ejerciendo las mismas funciones administrativas que se me han vuelto a conferir, presenté la denuncia de unos catorce mil almudes de terreno sito en término de Valdecabras que según el Catastro, Reglamento de Propios y otros documentos del mismo pertenecieron y no pueden menos de pertenecer a un caudal de propios o al de aprovechamiento común, ignorando el motivo alegado que pueda haber para que en la actualidad los posea como dueño el Excmo. Sr. Marqués de Ariza; y como esta denuncia diese lugar a la formación de un expediente que se remitió a la Dirección General de Propiedades y derechos del Estado en consulta, parece que entretanto que esta Superioridad dicte su resolución, no puede mirarse con indiferencia la enajenación de un número grande de pinos que el expresado Marqués de Ariza ha verificado de los que se hallaban en los terrenos comprendidos en mi denuncia, habiéndolos reducido a maderas el comprador Sr. Marqués de Benamejí que sacados del monte se hallan a las márgenes del río Júcar y sitio llamado Los Llanos de Embid, con intención según de público se dice de embarcarlos y conducirlos por dicho río a punto lejano. En este caso creo deber llamar la atención de V.S. para que considere que el interés de la Nación exige se prevenga al Sr. Marqués de Ariza el otorgamiento de una fianza equivalente al valor de los pinos vendidos y cortados, y al propio tiempo que se abstenga de verificar nuevas ventas de productos y bienes que se hallen comprendidos en mi citada denuncia hasta tanto que recaiga la superior resolución.

            Dios guarde a V.S. muchos años
    Cuenca 7 de marzo de 1858

         Teodoro Mediamarca
     
     (Rubricado)

Sr. Administrador Principal de Propiedades y Derechos de esta provincia" 

Hasta aquí, la primera denuncia de Teodoro Mediamarca


La segunda denuncia de Teodoro Mediamarca, que acabo de reproducir, fue remitida al Gobernador Civil y a la  Dirección General del ramo con fecha 8 de marzo de 1858, es decir un día después de haberla recibido. El día de 12 de marzo el Gobierno civil se dirigió al apoderado del Marqués, en el que se le decía que alegase inmediatamente lo que conviniera a su derecho, absteniéndose si fuera cierta la corta de hacer o permitir embarque de las maderas, sin que se probara antes  que procedían de otros terrenos que los denunciados por el Investigador, o se allanara a fianzar en los términos propuestos.
Con fecha 22 de marzo se recibió en la Investigación de Bienes nacionales de Cuenca una comunicación solicitando el valor de los doce mil quinientos pinos cortados por el marqués de Ariza. Al día siguiente, el Investigador principal en Cuenca contestaba a la Dirección general que, en base a una nueva subasta que anunció el apoderado del Marqués para la corta de cinco mil pinos más, se fijaba un valor de 60 reales por pino, por lo que la fianza que habría que exigir al Marqués por la corta de los 12.500 pinos en el monte de Valdecabras debería ascender a 700.000 reales.
Parece ser que el Marqués de Valmediano Ariza y Estepa aportó documentos bastantes en la Dirección General de Propiedades y Derechos del Estado pues, con fecha 15 de septiembre de 1958, resolvió que la denuncia presentada era improcedente, pues el Marqués  había acreditado con documentos fehacientes sus derechos sobres las tierras objeto de la denuncia.                           
En el próximo número hablaré sobre una segunda denuncia presentada después de la firma de la escritura de 1865, con motivo de la cual el Investigador de Bienes del Estado en Cuenca remitió a la Dirección General del ramo un auto muy interesante si bien, al parecer, también con poco éxito. Hablaré también de Juan Patiño de la Fuente, de quien había oído yo decir en Valdecabras que era cura, en realidad un comerciante de maderas, quien, en mi opinión, fue el que verdaderamente engañó a los vecinos de Valdecabras, firmando una escritura de transacción con unas cláusulas, para las cuales los vecinos no le habían dado poderes.


+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.

POESÍA DE ANDAR POR LA VIDA, 
 Por José Ángel Valiente

                 Sobre el tiempo presente

                      Se freres vous clamons, pus n'en devez
                  Avoir desdaing, quoy que fusmes occis
                  Par justice.
                                        Ballade des Pendus

Escribo desde un naufragio,
desde un signo o una sombra,
discontinuo vacío
que de pronto se llena de amenazante luz.
Escribo sobre el tiempo presente,
sobre la necesidad de dar un orden testamentario a nuestros  gestos,
de transmitir en el nombre del padre,
de los hijos del padre,
de los hijos oscuros de los hijos del padre,
de su rastro en la tierra,
al menos una huella del amor que tuvimos
en medio de la noche,
del llanto o de la llama que a la vez alza al hombre
al tiempo ávido del  dios
y arrasa sus palacios, sus ganados, riquezas,
hasta el tejo y la úlcera de Job el voluntario.
Escribo sobre el tiempo presente.
Con lenguaje secreto escribo,
pues quién podría darnos ya la clave
de cuanto hemos de decir.

Escribo sobre el hálito de un dios que aún no ha tomad forma,
sobre una revelación no hecha,
sobre el ciego legado
que de generación en generación llevará nuestro nombre
Escribo sobre el mar,
sobre la retirada del mar que abandona en la orilla
formas petrificadas
o restos palpitantes de otras vidas.
Escribo sobre la latitud del dolor,
sobre lo que hemos destruido,
ante todo en nosotros,
para que nadie pueda edificar de nuevo
tales muros de odio.    
Escribo sobre las humeantes ruinas de lo que creímos,
con palabras secretas, 
sobre una visión ciega, pero cierta,
a la que casi no han nacido nuestros ojos.
Escribo desde la noche,
desde la infinita progresión de la sombra,
desde la enorme escala de innumerables números,
desde la lenta ascensión interminable,
desde la imposibilidad de adivinar aún la conjurada luz,
de presentir la tierra, el término,
la certidumbre al fin de lo esperado.
Escribo desde la sangre,
desde su testimonio,
desde la mentira, la avaricia y el odio,
desde el clamor del hambre y del trasmundo,
desde el condenatorio borde de la especie,
desde la espada que puede herirla a muerte,
desde el vacío giratorio abajo,
desde el rostro bastardo,
desde la mano que se cierra opaca,
desde el genocidio,
desde los niños infinitamente muertos,
desde el árbol herido en sus raíces,
desde lejos,
desde el tiempo presente.
   Pero escribo también desde la vida,
   desde su grito poderoso,
   desde la historia,
   no desde su verdad acribillada,
   desde la faz del hombre,
   no desde sus palabras derruidas,
   desde el desierto,
   pues de allí ha de nacer un clamor nuevo,
   desde la muchedumbre que padece
   hambre y persecución y encontrará su reino,
   porque nadie podría arrebatárselo.

Escribo desde nuestros huesos
que ha de lavar la lluvia,
desde nuestra memoria
que será pasto alegre de las aves del cielo.
Escribo desde el patíbulo,
ahora y en la hora de nuestra muerte,
pues de algún modo hemos de ser ejecutados.

Escribo, hermano mío de un tiempo venidero
sobre cuanto estamos a punto de no ser,
sobre la fe sombría que nos lleva.

Escribo sobre el tiempo presente.


Top