Portada
Gilgamés
El Libro
La Epopeya de Gilgamés
Introducción a la Epopeya
Tablilla I
Tablilla II
Tablilla III
Tablilla IV
Tablilla V
Tablilla VI
Tablilla VII
Tablilla VIII
Tablilla IX
Tablilla X
Tablilla XI
Tablilla XII
Notas Finales
Los relatos sumerios
Gilgamés y Aga de Quis
Gilgamés y Jumbaba
Gilgamés y el Toro del Cielo
Gilgamés y el Submundo
La Muerte de Gilgamés
Otros Relatos
Gudám
El Diluvio sumerio
El dios Enqui/Ea
La Lista Real Sumeria
Lista de los dioses de Surupac
Revista FURTIVO
Ciudadanos del mundo
Muisne
Días de Otoño en Valdecabras
Esculturas de Vicente Marín
Esculturas de Julia
Fotos-Actualidad gráfica
Fotos-DíasdeotoñoenValdecabras1
Fotos-DíasdeOtoñoenValdecabras2
Fotos de Pozoamargo
Fotos de Valdecabras
Anuncios gratis
Poesía
Pozoamargo
Valdecabras
CuencosdeCuenca
Variopinta
Hongos y setas
Opina
Libro de Visitas
Pozoamargo.Fotos
 

                                           GILGAMÉS  Y  JUMBABA

(Versión A (estándar), tablilla de Nipur  Ni 3439)
 ................................................

El señor se puso a pensar entonces en el Monte del Viviente;
el señor Gilgamés decidió partir hacia el Monte del Viviente
y dirigió la palabra a su siervo Enquido:
4.-Enquido, ya que un hombre no puede traspasar
nunca el final último de la vida,
yo quisiera partir hacia las montañas
y donde no haya nada que se conozca,
yo quisiera darlo a conocer,
quisiera establecer la fama para los dioses;
8.- su servidor Enquido le respondió:
mi señor, si quieres adentrarte lejos en el monte,
el Sol debe estar enterado de nuestras intenciones;
el Sol, el joven Sol, debe estar enterado de nuestras intenciones,
pues la decisión que concierne a los monteses asunto del joven Sol;
la decisión que concierne al monte donde se cortan los cedros
es asunto del joven Sol;
el Sol debe estar enterado de nuestras intenciones;
13.- Gilgamés preparó un cabrito blanco;
abrazó un cabrito pardo, un animal de ofrenda,
apretándolo contra su pecho,
y teniendo en su mano el sagrado cetro,
lo levantó a la altura de su frente
y dirigió la palabra al Sol del cielo:
17.- oh Sol, yo quisiera internarme en las montañas,
pero tienes que ayudarme;
yo quisiera internarme en el monte donde
se cortan los cedros, pero ayúdame;

desde el cielo, el Sol le respondió:
joven hombre, tú ya eras noble por propio derecho,
pero ¿qué será de ti en aquellas selvas?
Sol, tengo algo que decirte,tiende tu oído a mis palabras,
tengo algo que quiero decirte, pon atención:
en mi ciudad la gente muere y los corazones están llenos de pena,
la gente perece, los corazones están turbados;
yo he levantado mi cabeza por encima de la muralla
y he visto los cadáveres flotando sobre las aguas, río abajo;
eso es lo que he visto y a mí me pasará lo mismo, así será;
nadie es tan grande que pueda conseguir el cielo,
nadie es tan alto que pueda sobresalir por encima de las montañas;
ya que un hombre no puede sobrepasar nunca el final último de la vida,
yo quisiera partir hacia las montañas y hacerme un nombre allí;
el lugar que ya sea conocido, yo lo haré famoso para los dioses;

34.- El Sol aceptó sus lágrimas como ofrenda,
fue compasivo, se apiadó de él;
había allí siete guerreros[1], hijos de una sola madre:
el primero, el hermano mayor, tenía patas de león y garras de águila,
el segundo era una víbora con la boca abierta,
el tercero era un dragón que aterroriza ........
el cuarto era un fuego brillante que consume .......
el quinto era una serpiente de lengua bífida que .........
el sexto era como culebras en las montañas
que arrasan todo como el diluvio,
el séptimo era una explosión que no se puede evitar;

                      (De otro manuscrito:
                               el guerrero, el joven Sol,
                               entregó los siete guerreros a Gilgamés;)

el talador de cedros estaba rebosante de alegría,
el señor Gilgamés rebosaba alegría;
48.- en su ciudad él hace sonar el cuerno una vez para cada uno;
sonándolo dos veces, la llamada es para todos:
que se vaya a su casa el que tenga una casa (que cuidar),
que se vaya con su madre el que tenga madre (que cuidar)
y que jóvenes solteros, tipos como yo, se pongan a mi lado

                   (un 4º manuscrito añade:
                               cincuenta de ellos…..);

aquel que tenga casa (que cuidar), que se vuelva a su casa,
el que tenga una madre (que cuidar), que se vuelva con su madre;
jóvenes solteros, tipos como él -- fueron cincuenta --,
se pusieron a su lado;

él dirigió sus pasos hacia los herrerosy ....... mandó
forjar armas y hachas, la fuerza de los guerreros;
luego dirigió sus pasos hacia la oscura y umbrosa arboleda
y allí cortó árboles de ébano, tejos, albaricoqueros y bujes,
y se los entregó a los ciudadanos que lo acompañaban.

El primero, el hermano mayor, tenía garras de león y uñas de águila;
ellos lo condujeron a través de los pasos de las montañas.
61.- él franqueó la primera montaña, pero no encontró los cedros que buscaba,

                          (De otro manuscrito:
                                
….. pero los cedros no llamaron su atención;
                                 franqueó la tercera montaña,
                                 pero los cedros no llamaron su atención;
                                 franqueó la cuarta montaña,
                                 pero los cedros no llamaron su atención;
                                 cruzó la quinta montaña,
                                 pero los cedros no llamaron su atención;
                                 atracesó la sexta montaña,
                                 mas los cedros no  llamaron su atención.)

62.- cuando franqueó la séptima montaña,
su intuición hizo que encontrara los cedros;
no tuvo que preguntar, ni tuvo que buscar más lejos;
el señor Gilgamés empezó a talar los cedros,
mientras que Enquido les cortaba las ramas
y los ciudadanos que lo acompañaban
los hacían  montones para Gilgamés;

                           (De otro manuscrito:
                                      Enquido labraba lo maderos
                                      y los hijos de las viudas que venían con él la apilaban;
                                      Jumbaba fue alarmado en su escondite por Gilgamés,
                                      y comenzó a lanzar sus auras terroríficas …….)

68.- Gilgamés se sumió en el sueño,
Enquido fue presa del sopor y los ciudadanos que lo acompañaban
se acurrucaron a sus pies, como cachorros de perro;
Enquido se despertó asustado de su sueño
y se frotó los ojos:todo estaba en silencio a su alrededor;
tocó en el hombro a Gilgamés, pero él no se levantó;
le habló, pero no recibió respuesta.
76.- Tú que estás dormido, tú que estás dormido,
Gilgamés, joven señor de Culaba, ¿hasta cuándo vas a estar durmiendo?el monte ya se ha oscurecido, las sombras lo han cubierto,la luz del crepúsculo ha desaparecido,el Sol, alta la cabeza, ha tomado ya el caminohacia el seno de su madre Ningal;Gilgamés, ¿hasta cuándo vas a estar durmiendo? no dejes que los hijos de tu ciudad que te han acompañado esperen más tiempo al pie de las montañas,sus madres no deben estar impacientes en la plaza de la ciudad; 85.- estas palabras le gritó en la oreja derecha;lo cubrió con palabras agresivas como con una cobija;tomó en su mano un paño impregnado con treinta siclos de aceite y frotó el pecho de Gilgamés;entonces, Gilgamés se levantó como un toro en la espaciosa tierra,dobló el cuello hacia el suelo y le gritó: 90.- por la vida de mi madre Ninsuna y de mi padre, el sagrado Lugalbanda:¿es que voy a ser tan niño que se asombre la gentede verme sobre el halda de mi madre Ninsuna?,por segunda vez le habló, repitiendo las mismas palabras:por la vida de mi madre Ninsuna y de mi padre, el sagrado Lugalbanda:hasta que descubra aquella persona, sea un hombre o sea un dios,yo no dirigiré a la ciudad los pasos que he dado hasta el monte;             el siervo, intentando calmar la situación,  intentando hacer ver que vivir es más importante,  contestó a su maestro:   98.- maestro: mira que tú todavía no has visto a esa persona,él no te dejará impasible,pero yo, que sí he visto a ese individuo, estoy inquieto;ese fiero monstruo, tiene los dientes de un dragón,su rostro es la cara de un león,su pecho es un torrente desatado,apenas acerca su frente, devora los cañaverales;viaja si quieres al interior del monte,en cuanto a mí, yo me vuelvo a la ciudad;si le dijera a tu madre que estás vivo, reirá,pero si le dijera que has muerto, llorará por ti.            107.- Venga, Enquido, dos personas juntas no pueden perecer,el hombre, dentro de su barca, no se puede ahogar,una cuerda de tres cabos no se rompe fácilmente,encima de una muralla, el agua no te puede anegar,en choza de caña trenzada, no se puede apagar el fuego;ayúdame tú y yo te ayudaré,¿qué es lo que nos puede suceder?aunque se hundiera, sí, aunque se hundiera,aunque el mismo barco de Magán se hundiera,aunque el barco mercante de Meluja se hundiera,aquel que se agarró a la última tabla de salvación del barco será rescatado;ven, vamos hacia él y veámoslo;          117.- si vamos hasta allí y nos sobreviene el miedo;sí, si allí nos sobreviene el miedo, entonces retornaremos;si es aconsejable, si es prudente, nos volveremos; ¿qué, en qué estás pensando? ven, vamos hasta donde está. 121.- Si alguna persona se aproxima solo a sesenta y seis pasos,Jumbaba ya ha alcanzado su escondite entre los cedros,si él te mira, su mirada es una mirada de muerte,si el menea la cabeza frente a alguien, su cabeza está llena de reproches,                        (De otro manuscrito:                       Si él le habla a alguien, a ese ya no le quedan ganas                       de hacer discursos.)  a pesar de que seas un hombre joven, ya no volverás a la ciudad de la madre que te alumbró. El miedo se apoderó de sus músculos y de sus pies,el terror se apoderó de él; ya no apoyaba sus pies en el suelo,la uña del dedo gordo de su pie estaba ............ Falta una línea 130.- Oh guerrero de cetro omnipotente, noble gloria de los dioses,toro furioso que soporta la batalla,bien sabía tu madre que estaba gestando un varón,bien sabía tu nodriza que amamantaba a un niño;no tengas miedo, pon tu mano sobre la tierra.Él apoyó su mano sobre la tierra y se dirigió a Jumbaba:por mi madre Ninsuna y por mi padre, el sagrado Lugalbanda:nadie sabe dónde habitas en el monte,todos quisieran saber dónde habitas en el monte;yo te ofrezco aquí como esposa a mi hermana mayor En-Mebaragesi, para que viva contigo en el monte; 140.- y de nuevo se dirigió a él, de este modo:por mi madre Ninsuna y por mi padre, el sagrado Lugalbanda:nadie sabe dónde habitas dentro del monte,todos quisieran saber dónde habitas en el monte,yo te ofrezco aquí, como concubina, a mi hermana menor Pestur;dame como presente tus auras,yo quiero entrar  a formar parte de tu familia; entonces Jumbaba le dio como presente su primera aura:los ciudadanos que acompañaban a Gilgaméscomenzaron a cortarles las ramas, los ataron 148.- y los colocaron al pie de las montañas;                        (En varios manuscritos se relata cómo Jumbaba va                        entregando a Gilgamés las auras cuando Gilgamés                        le va prometiendo traerle al monte distintos presentes,                        y cómo los acompañantes pelaban y apilaban                       los cedros al pie de las montañas)      149.- Cuando Jumbaba terminó de entregarle su séptima y última aura,Gilgamés se encontró ante la puerta de Jumbaba;él se deslizó detrás de él como se hace para una culebra,hizo ademán de besarlo, pero él le golpeó con el puño en el hocico; Jumbaba le enseñó sus colmillosy cogió a Gilgamés de la mano;a ti, dios Sol, quiero decirte una cosa:Sol, yo no he conocido jamás una madre que me haya engendrado, ni un padre que me criara; yo nací entre montañas y tú me criaste.Gilgamés ha invocado para mí la vida del cielo, la vida de la tierra y la vida de los montes;tomó su mano y se echó a sus pies;entonces el noble corazón de Gilgamés fue presa de piedad hacia él;¡Enquido!, deja que el pájaro capturado vuelva a su nido,que el hombre prisionero vuelva a abrazar a su madre;Enquido replicó a Gilgamés:oh guerrero portador de cetro omnipotente,noble gloria de los dioses,toro furioso que soporta la batalla,joven señor Gilgamés, querido en Uruc,bien sabía tu madre que estaba gestando un varón,bien sabía tu nodriza que estaba amamantando a un niño.Por grande que sea, pero no tiene juicio;Nantar lo devorará, Nantar no tendrá consideración con él,un pájaro capturado, ¿por qué tendría que volver a volar?,y tú, si tú fueras hecho prisionero, ¿podrías volver a los brazos de tu madre? 175.- Jumbaba dirigió la palabra a Enquido:Enquido, tú has pronunciado maldades  contra mí,hombre mercenario, tú has pronunciado contra mí maldades.Cuando, Jumbaba dijo estas palabras, Enquido, en un arrebato de furia,  le cortó el cuello;metieron la cabeza en un pellejo de cuero;se presentaron ante el dios Enlil y, después de haber abrazado la tierra delante del dios Enlil,echaron el pellejo al suelo, sacaron la cabezay la pusieron delante del dios Enlil;cuando Enlil vio la cabeza de Jumbaba, Enlil se enojó y dijo a Gilgamés: 187.- ¿por qué habéis obrado de esa manera?.................lo deberíais haber sentado delante de vosotros,le deberíais haber dado de comer el pan que vosotros comíais,le deberíais haber dado de beber el agua que vosotros bebíais,él debería haber sido honrado por vosotros;                  (De otro manuscrito:                  entonces Enlil  repartió desde su asiento las auras                     terroríficas a …..:) asignó la primera aura de Jumbaba a los campos,asignó la segunda aura a los ríos,asignó la tercera aura a  los cañaverales,asignó la cuarta aura a los leones,asignó la quinta aura al palacio,asignó la sexta aura a los montes,asignó la séptima a la diosa Nungal[2], 200.-  …… el resto de las auras ….. Gilgamés ……... Valiente Gilgamés, seas alabado; diosa Nisaba, seas alabada,Jumbaba .... seas alabado, Enquido, seas alabado;valiente, seas alabado, Enquido, seas alabado,Nisaba, seas alabada.

nisabanisabanisabanisabanisabanisabanisabanisabanisabanisabanisabanisabanisabanisabanisabanisanisabanisabanisabanisababanisabanisaba

                Ir a Gilgamés y el Toro del CieloOtros Relatos,  Gilgamés,  Portal de Entrada 

........................................................................

Top