Portada
Gilgamés
El Libro
La Epopeya de Gilgamés
Introducción a la Epopeya
Tablilla I
Tablilla II
Tablilla III
Tablilla IV
Tablilla V
Tablilla VI
Tablilla VII
Tablilla VIII
Tablilla IX
Tablilla X
Tablilla XI
Tablilla XII
Notas Finales
Los relatos sumerios
Gilgamés y Aga de Quis
Gilgamés y Jumbaba
Gilgamés y el Toro del Cielo
Gilgamés y el Submundo
La Muerte de Gilgamés
Otros Relatos
Gudám
El Diluvio sumerio
El dios Enqui/Ea
La Lista Real Sumeria
Lista de los dioses de Surupac
Revista FURTIVO
Ciudadanos del mundo
Muisne
Días de Otoño en Valdecabras
Esculturas de Vicente Marín
Esculturas de Julia
Fotos-Actualidad gráfica
Fotos-DíasdeotoñoenValdecabras1
Fotos-DíasdeOtoñoenValdecabras2
Fotos de Pozoamargo
Fotos de Valdecabras
Anuncios gratis
Poesía
Pozoamargo
Valdecabras
CuencosdeCuenca
Variopinta
Hongos y setas
Opina
Libro de Visitas
Pozoamargo.Fotos
 


...................................................................................................................................................

Cuando empezó a clarear

comenzó ya Gilgamés 

a llorarle a su amigo:  

oh Enquido, oh Enquido,

fue la gacela, tu madre,

tu padre, el asno salvaje,

los que cuidaron de ti

 5.- y fuiste amamantado

con la leche de la onagra;

fue la manada salvaje

la que te enseñó los pastos.

 
Que te lloren, oh Enquido,

los caminos que conducen

al gran Monte de los Cedros,

que te lloren día y noche

y que no cesen jamás;  

que lleve luto por ti

el Consejo de Mayores

de la  amplia ciudad de Uruc,           

10.- El Redil-; que lleve luto  

la gente que nos bendijo.

 
Que lleven luto por ti

las cumbres de las montañas,

las cumbres de las colinas    

y los campos de los pastos,

como si fueran tu madre;

que lleven luto por ti

los arbustos y la fronda,   

los cipreses y los cedros

15.- a través de los que, airados,

nos abríamos camino.

 
Que te guarden luto el oso,

las hienas y los leopardos,

los chacales y los ciervos,

los toros y los leones,

los corzos y los carneros,   

las manadas de la estepa

y todos los animales;

que lleve luto por ti

el sagrado río Ulaya

por cuyas riberas verdes

nos gustaba caminar.

 
Que guarde luto por ti 

el puro río Éufrates 

20.- cuyas aguas derramamos 

de los odres, como ofrenda;  

que lleven luto por ti

los jóvenes de Uruc

-los jóvenes del Redil-,

testigos de nuestra lucha

con el gran Toro del Cielo;

que lleve luto por ti

el labrador en el surco

cuando, al trabajar, su canto

ensalce tu nombre allí.

 
25.- Que guarde luto por ti,

en la explanada de Uruc,

la escuela de los escribas

que tu nombre ensalzó;

que guarde luto por ti,

en la majada el pastor

que tu boca acostumbró

a la cerveza y la leche ;                                                         

que lleve luto por ti                           

el zagal de los pastores,  

30.- el que te traía siempre

el requesón a tus labios. 

 
Que lleve luto por ti

el hacedor de  cerveza,

aquel que te la traía

para calmar tu garganta;

que guarde luto Sanjat,

la muchacha del placer,    

la que te ungió con aceite

de buen olor y fragancia.

 
35.- Que te guarde luto el novio 

en las casas de las bodas

porque te pusiste al lado

de la novia, sabiamente;

que guarde luto por ti

al completo la familia,

que lleven luto por ti

los hombres y las mujeres,

que dejen crecer su pelo

por la espalda, como hermanas.

40.- Que te llore, oh Enquido,     

como una madre y un padre,   

la pradera de los pastos; 

yo lloro también por ti.

 
Oh jóvenes, escuchadme,

escuchadme los mayores

de Uruc -la de La Explanada-,

que voy a llorar a Enquido,   

a mi amigo lloraré

45.- y haré lamentaciones

como hacen las plañideras.

 
Un viento de mil demonios

se levantó y me quitó

el hacha de mi costado

en la que confió mi brazo,

el puñal de mi cintura,

el escudo de mi cara,

el vestido de las fiestas   

y mi túnica mejor.

 
50.- Amigo mío, amigo,

impetuoso onagro,

asno de las tierras altas,

leopardo de las estepas;

amigo mío, Enquido,

impetuoso onagro,

asno de las altas tierras,

leopardo de las estepas;   

juntos subimos los montes,

apresamos y logramos

matar al Toro del Cielo;

juntos matamos, también,

a Jumbaba, el que vivía

en el Monte de los Cedros.

 
55.- ¿Qué clase de sueño es 

el que de ti se ha adueñado?;

has perdido la consciencia                                       

y ya no me escuchas más;

mas él no movió los ojos.

él tentó su corazón,

pero ya no le latía;

tapó la cara a su amigo,

como se hace con las novias.

 
60.- Como águila saltó,

revolando sobre él;

cual leona que ha tenido

que dejar a sus leoncillos       

corría de aquí para allá,

sin descanso Gilgamés;

se revolvió los cabellos,

se rasgó las vestiduras

y lejos las arrojó,

como ropas hechizadas.

 
65.- Cuando empezó a clarear  

hizo saber Gilgamés

en todo su territorio:

 
Canteros y batidores

del cobre, herreros, plateros,

orífices y escultores:

quiero que hagáis una estatua

a mi gran amigo Enquido;

hacedme una gran estatua,

como nadie nunca hizo

alguna a un amigo suyo;

70.- que los miembros de mi amigo

sean de plata reluciente,

los ojos de piedra azul,

que sea su pecho de oro,

y que el resto de su cuerpo

de precioso cedro sea.
(Faltan 11 líneas)

Yo te voy a sepultar

en una grandiosa tumba;

85.- yo te voy a sepultar

en una tumba de honor,

y yo te voy a sentar

en la silla del descanso,

una silla a mi derecha,

y los grandes del Submundo

te van a besar los pies;                      

yo voy a hacer que por ti

los habitantes de Uruc

lloren y que, por ti, griten;

yo voy a hacer que los ricos              

te hagan lamentaciones;

90.- y cuando tú ya no estés  

dejaré crecer mi pelo,

con una piel de león

vagaré en silvestres tierras.

 
Cuando empezó a clarear,

se levantó Gilgamés,

se apresuró hacia la casa

donde guardaba el tesoro;

los precintos arrancó,

contempló la pedrería:                      

  95.- obsidiana, cornalina,

lapislázuli, alabastro

y madreperlas del mar.

 
Un vaso de cornalina,

artísticamente hecho,

con adornos de oro puro,

lo apartó para su amigo[1];

un becerrillo de oro,

lo apartó para su amigo;

un jarrón de plata, y asa

100.- de una libra de oro fino

lo apartó para su amigo;

un vaso de bronce, y asas

de una libra de oro fino

lo apartó para su amigo;
un sol de una libra de oro

lo apartó para su amigo;
...............................

.................... entre ellos,

engastado

con treinta libras de oro;

............... era a ella.............

lo apartó para su amigo;

110.- ..............................

.......................era de gruesa;

..................era ella ............

lo apartó para su amigo;
............................

............................ ancho;

una correa de cuero,  

la apartó para su amigo;

un  cadena de oro

bruñido para su pecho,

con dije de cornalina,

la apartó para su amigo;

un anillo de oro fino

lo apartó para su amigo;

115.- una pulsera de plata

la apartó para su amigo;

un brazalete de bronce

lo apartó para su amigo;

dos candeleros de bronce,

tres perfumeros de plata,

los sacó para su amigo;

un dosel para sus pies

lo apartó para su amigo;

un baúl con más de ciento

treinta libras de marfil,                                                        

lo apartó para su amigo.

 
120.- Una cántara de plata

con un asa que tenía

más de cuatro libras de oro,

lo apartó para su amigo;

una lanza poderosa,

para su robusto brazo,           

las sacó para su amigo;

buenas pieles de becerro

y de ellas una aljaba

repleta de hermosas flechas,

de sesenta libras de oro,

las sacó para su amigo;

una maza de marfil

preciosa, para su mano,

la apartó para su amigo: 

veintidós libras pesaba

su astil, y su cabeza

cuarenta minas de oro;

125.-   ………….

que medía metro y medio;

.................... de grueso

lo apartó para su amigo;

un yelmo de pura plata

con adornos de oro fino,

un tablero para el juego

de marfil y cornalina,

y una vara de hierro

y madera de buen boj,

con un animal salvaje

130.-labrado en su empuñadura,

los sacó para su amigo;

 
Mató los bueyes cebados

y ovejas, los por  amontonó

y, todo, para su amigo.

Con esto, oh Samas, te muestro

los dones para mi amigo;

con grandes lamentaciones

llevaron toda la carne

a los grandes del Submundo.

 
135.- Una jabalina hecha

de reluciente madera,

la mostró a la luz de Samas

para la gran reina Istar:
que quiera la reina Istar

aceptar este presente,

y que dé la bienvenida

a mi amigo y que acceda

a que camine a su lado.

 
Un arco hecho de olmo

y buenas flechas de jara

140.- los mostró a la luz de Samas

para Namra-Sit[2], el dios

consejero de los dioses:

que quiera el dios Namra-Sit,

consejero de los dioses 

aceptar este presente,

y que dé la bienvenida

a mi amigo y que acceda

a que camine a su lado;

un frasco de piedra azul,

un frasco de cornalina,

con bienolientes perfumes,

145.- los mostró a la luz de Samas

para Eresquigal, la reina         

del anchuroso Submundo:    

que quiera Eresquigal,

la señora del Submundo,

aceptar este presente,

y que dé la bienvenida

a mi amigo y que acceda

a que camine a su lado.

 
Un flautín de cornalina

y una lira de ciprés,

los mostró a la luz de Samas

para Damuz, el pastor,

el gran amante de Istar:

150.- que quiera el pastor Damuz,

el gran amante de Istar,

aceptar este presente

y que dé la bienvenida

a mi amigo y que acceda

a que camine a su lado;

un trono de piedra azul     

con la imagen de un toro

y un cetro de piedra azul,

los mostró a la luz de Samas

para Nantar[3], vigilante 

del anchuroso Submundo: 

155.- quiera Nantar, guardián

del anchuroso Submundo,

aceptar este presente

y que dé la bienvenida

a mi amigo y que acceda

a que camine a su lado.

 
Un collar con cuentas de oro

y piedras de cornalina,

lo mostró a la luz de Samas

para Jusbisa, el ama   

del anchuroso submundo:

160.- que quiera, el ama Jusbisa,

gobernanta del Submundo, 

aceptar este presente

y que dé la bienvenida

a mi amigo y que acceda

a que camine a su lado;

mandó hacer un cinturón

con una hebilla de  plata   

y una pulsera de cobre,

los mostró a la luz de Samas

para el dios Caso-Tabat,

sirviente de Eresquigal:

165.- que quiera Caso-Tabat,

sirviente de Eresquigal,

aceptar este presente   

y que dé la bienvenida

a mi amigo y que acceda

a que camine a su lado;

que mi amigo no esté triste   

ni enfermo su corazón.

 
Una fuente de alabastro,

incrustada en su interior

con piedra azul, cornalina,

representando una estampa

de la selva de los cedros;

170.- una jarra de alabastro,                     

de cornalina incrustada,

los mostró a la luz de Samas

para Ninsulujatuma,

la que limpia la morada:

quiera Ninsulujatuma,

la que cuida la morada,

aceptar este presente

y que dé la bienvenida

a mi amigo y que acceda

a que camine a su lado;

que mi amigo no esté triste 

ni enfermo su corazón.  

 
175.- Un puñal con doble filo

con mango de piedra azul,

representando una estampa

del limpio río Éufrates,

lo mostró a la luz de Samas

para Bibo, el carnicero

del anchuroso Submundo:

que quiera, que quiera Bibo,

carnicero del Submundo,

aceptar este presente    

y que dé la bienvenida

a mi amigo y que acceda

a que camine a su lado.

 
180.- Un cabritillo de bronce 

y una frasca de alabastro,

lo mostró a la luz de Samas

para Damuz-Abzo,    

el expiatorio chivo

del Submundo infernal:

que quiera Abzo-Damuz,   

el expiatorio chivo

del anchuroso Submundo, 

aceptar este presente   

y que dé la bienvenida

a mi amigo y que acceda

a que camine a su lado.

 
Un bastón de pura plata    

con remate en piedra azul

185.- y vara con embutidos

de la piedra cornalina,                       

los mostró a la luz de Samas

para Nergal, el gran dios,

el que gobierna el Submundo:

que quiera Nergal, el dios,

el que gobierna el Submundo,

aceptar este presente   

y que dé la bienvenida

a mi amigo y que acceda

a que camine a su lado.

(Faltan 8 líneas)

y que de la bienvenida

a mi amigo y que acceda

a caminar a su lado.

 
200.- Un ……….

de madera de buen cedro

lo mostró a la luz de Samas

para ……., el gran …….

que quiera ……, el gran …….

aceptar este presente   

y que dé la bienvenida

a mi amigo y que acceda

a que camine a su lado.

(Faltan 5 líneas)

.......... que nosotros..........

.............sus nombres .........
............

el juez de todos los dioses
......................

211.- Esto escuchó Gilgamés

y, entonces, tuvo la idea,

dentro de su corazón,

de hacer en el río una presa.

 
Cuando empezó a clarear,

abrió Gilgamés su puerta;

  215.- sacó afuera una gran mesa

hecha de árbol de tejo;

llenó con miel una fuente

de cornalina, y un cuenco

de piedra azul, con calostros.

Con todo adornó la mesa

y lo dio a la luz de Samas.  

                       
Y llamó a los sacerdotes        

de los dioses principales:

los consagrados a Anón,

los dedicados a Istar,

las grandes sacerdotisas

y a las hijas del amor;

a todos les encargó

las exequias funerales

para su amigo Enquido.

Falta el final, unas 30 líneas)
  Entierro de Enquido y abandono de la ciudad por Gilgamés
 
* * * * * * * * * * *

 

                                   Errante en tierras silvestres ....

                                   …………………………………          

                                                               Tablilla VIII. El que vio lo más profundo, ….


 Notas:     
[1]  Para hacerse una idea sobre el ajuar funerario de los reyes y altos dignatarios hacia el año 2000 a.n.e., léase la abundante información existente en Internet sobre las  “Tumbas reales de Ur”.[2]  Namra-Sit era otro nombre del dios Sin, el dios Luna.[3] Ver nota final H.

......................................................................

        Ir a Tablilla IX,  Notal Finales,  Relatos Sumerios, Gilgamés,  Portal de Entrada

......................................

Top