Portada
Gilgamés
El Libro
La Epopeya de Gilgamés
Introducción a la Epopeya
Tablilla I
Tablilla II
Tablilla III
Tablilla IV
Tablilla V
Tablilla VI
Tablilla VII
Tablilla VIII
Tablilla IX
Tablilla X
Tablilla XI
Tablilla XII
Notas Finales
Los relatos sumerios
Gilgamés y Aga de Quis
Gilgamés y Jumbaba
Gilgamés y el Toro del Cielo
Gilgamés y el Submundo
La Muerte de Gilgamés
Otros Relatos
Gudám
El Diluvio sumerio
El dios Enqui/Ea
La Lista Real Sumeria
Lista de los dioses de Surupac
La Epopeya de Gilgamés
Revista FURTIVO
Ciudadanos del mundo
Muisne
Días de Otoño en Valdecabras
Esculturas de Vicente Marín
Esculturas de Julia
Fotos-Actualidad gráfica
Fotos-DíasdeotoñoenValdecabras1
Fotos-DíasdeOtoñoenValdecabras2
Fotos de Pozoamargo
Fotos de Valdecabras
Anuncios
Poesía
Pozoamargo
Valdecabras
CuencosdeCuenca
Variopinta
Hongos y setas
Opina
Libro de Visitas
Pozoamargo.Fotos
 


Enquido estaba ante ella
...........................

Mientras yacían los dos,

olvidó las tierras altas

en las que había nacido;

seis días y siete noches

se vio a Enquido en erección,

se apareó con Sanjat;  

la muchacha del placer

para hablar abrió la boca

y así le dijo a Enquido:

Te estoy, Enquido, mirando,

y me pareces un dios;

¿por qué andas con las bestias   

 por esas tierras silvestres?    

Ven, que te voy a llevar

a Uruc -la de La Explanada-,

a la casa consagrada,

al templo santo de Anón;

deja que te lleve, Enquido,

al sagrado templo E-Ana,  

la casa santa de Anón,

donde los mozos aprenden

los oficios manuales

y donde, también tú,

como una persona ya,

tu sitio vas a encontrar.

 
Él escuchó sus palabras

y encontró en ellas agrado;

de una mujer el consejo

fue grato a su corazón; [1]

rasgó ella su vestido,  

lo vistió con una parte  

35.- y, con la otra mitad,

ella misma se tapó;    

lo llevaba de la mano

y, como a un dios protector,

lo guio hacia el aprisco,

donde estaban los pastores

con sus rebaños de ovejas. 

 
Lo rodearon los pastores,

hablaban a sus espaldas:

40.- qué hombre tan grande; cuanto

se parece a Gilgamés;

tiene su constitución;

es un hombre gigantesco,  

sobresale como almena.

Enquido tiene que ser,

el que nació en altas tierras;

su fuerza es tan poderosa

como un pedazo de roca

de los que del cielo caen.

Ellos le sacaron pan

45.- y le pusieron cerveza; 

Enquido no comió pan,

sino que estaba mirando,

para sí se preguntaba,

qué podría ser aquello;

y es que Enquido no sabía

que el pan es para comer;

nadie le había enseñado

que se bebía la cerveza.     

 
La muchacha del placer

para hablar abrió la boca

y le dijo a Enquido:

50.- come pan, Enquido, come,

es bueno para vivir;

bebe cerveza, que es

lo que en el país se bebe. 

 
Enquido se comió el pan

y se hartó, bebió cerveza:

siete jarras se bebió;

se puso, luego, contento

y comenzó a cantar,  

se alegró su corazón

y empezaron sus mejillas

a ponerse coloradas.

 
Cortó el barbero su pelo

y él se ungió con aceite,  

transformándose así

en uno como nosotros;

con túnica se vistió   

y parecía un guerrero;

después empuñó su arma

para enfrentarse al león[2].

 
su corazón ya entendía ……   
(Falta una línea)
Enquido mató a los lobos

y espantó a los leones;   

mientras los viejos pastores

dormían profundamente,

Enquido, su zagal joven,

permanecía despierto.

 
Un joven, que había sido

invitado a una boda,

se dirigía a Uruc

-se dirigía al Redil-

para asistir a las nupcias.

 
Enquido que, todavía,

disfrutaba con Sanjat

miró, y viendo a aquel joven,

a la muchacha le dijo:

dile a ese hombre que venga,

Sanjat, que quiero saber 

lo que por aquí lo trae. 

 
Y la joven del placer

se dirigió al hombre aquel,

se acercó y le preguntó:

¿adónde, mi amigo, vas  

tan deprisa por aquí,

por qué vas tan fatigado?

 
El joven abrió la boca

para hablar y dijo a Enquido:

fui invitado a un banquete

de boda, que es el destino

de la gente contraer

matrimonio; yo seré

el que ponga los manjares

en el banquete de boda,

pues, para el rey de Uruc

-la ciudad de La Explanada-

se correrá la cortina

del tálamo,  pues él es

el que primero elige;

para Gilgamés, el rey

de Uruc -la de La Explanada-

se correrá la cortina

del tálamo, pues él es

el que primero elige.

 
Él será el que cohabite

con la futura esposa;

el primero será él,

el novio será después;

está estipulado así

por decisión de los dioses,

estaba así decidido

desde que se le cortó

el cordón umbilical.

 
Ante lo que dijo el hombre,

mudó la cara de rabia;

 (Faltan  unas 9 líneas)

 pálido tenía el rostro

y Enquido dijo a la joven,

a la joven del placer: 

llévame, Sanjat, a Uruc,

a Uruc -la de La Explanada-,

donde los jóvenes sufren

el acoso de su rey;

yo retaré a Gilgamés

y lo venceré en la calle.
 

Se puso en camino Enquido

y lo seguía Sanjat.

 
Entró en la ciudad de Uruc,

Uruc -la de La Explanada-

y un gentío innumerable

se agolpaba junto a él;

en la plaza se paró 

de Uruc -la de La Explanada-

y todos lo rodearon,

todos hablaban de él:

un porte tiene su cuerpo,

igual que el de Gilgamés;

un poco más bajo es,

pero más ancho de espaldas;

seguramente que es

el que nació en las estepas,

el que fue amamantado

con la leche de las bestias.

 
Cuando esto sucedía,

tenía, en Uruc, lugar

un  festejo de ofrendas;

los jóvenes festejantes

apostaban cuál de ellos

sería el vencedor. 

 
Al hombre que era hermoso

como un dios, a Gilgamés,

le había salido un rival.[3]

 
100.- Allí estaba en la calle 

de la ciudad de Uruc

-El Redil-,

se ufanaba de su fuerza

y a Gilgamés cerró el paso;

la gente de Uruc estaba

toda en corro, junto a él;

todo el lugar se había

juntado a su alrededor;

105.- lo rodeaba el gentío,    

y todos los habitantes

se apiñaban junto a él; 

los jóvenes se acercaban

a montones para verlo

y le besaban los pies,

como a un infante pequeño.   

 
Ya estaba el tálamo listo

para la diosa Isjara[4]   

cuando llegó el joven hombre

a la casa de la boda;

110.- A Gilgamés, sin embargo,     

le había salido un rival.          

 
Enquido cruzó la pierna

en la puerta de la casa     

y no dejó a Gilgamés

que avanzara a su interior;   

allí los dos se enzarzaron,

junto a la puerta de entrada

de la casa de la boda;

pelearon en la calle,

en la plaza del lugar;

115.- se estremecían las paredes

y la puerta, con su marco,   

también se tambaleaban.

 
Puso, entonces,  Gilgamés

una rodilla en el suelo,

pero su furor y rabia,

de pronto, lo abandonaron

y dejó de pelear;

después de dejar la lucha,

dijo Enquido a Gilgamés:

como un ser muy especial

te parió tu madre a ti,

la diosa Ninsún, la Vaca

más salvaje del redil;

tú has sido enaltecido

sobre todos los guerreros 

y Enlil te destinó

para ser rey de las gentes.[5]

(Gilgamés presenta a Enquido a su madre)
(Laguna textual)

162.- Él es el más poderoso

de todo el lugar; es fuerte,

sus músculos son tan duros

como un pedazo de roca

del cielo; grande es su porte,

sobresale como almena.

 
165.- La madre de Gilgamés

para hablar abrió la boca

y le dijo a su hijo;

la Vaca Grande, Ninsuna,

para hablar abrió la boca

y le dijo a Gilgamés:

hijo mío, hijo mío,

junto a la puerta de entrada

de la casa de la novia   

Enquido te ha vencido;

pero él, amargamente,

está sólo en su victoria,

no tiene quien lo acompañe;

ha crecido sin consuelo

en las tierras altas, sólo;

en la estepa las gacelas,

los animales salvajes,

su única familia fueron. 

 
175.- Enquido no tiene padres,

familia ni conocidos,

su pelo cuelga en mechones

caídos sobre su espalda,

como cebada en el campo;

él nació en el altiplano

y no tuvo nunca a nadie.        

 
Inmóvil estaba Enquido  

escuchando sus palabras       

y, al, comprender lo que dijo,

en el suelo se sentó

y comenzó a llorar;

180.- tenía los ojos llenos

de lágrimas rebosantes,

tenía caídos los brazos,

y sus fuerzas lo dejaron.

 
Se abrazaron, se sentaron,     

y, los brazos sobre el hombro,  

se cogieron de la mano; 

Gilgamés, el rey de Uruc,  

le dirigió la palabra

185.- y a Enquido así le habló:   

amigo mío, ¿por qué

rebosan tus ojos lágrimas,

tienes caídos los brazos,

y te han dejado las fuerzas?

 
Enquido le respondió,

contestó a Gilgamés:

amigo mío, yo siento

herido mi corazón;

190.- me están temblando las piernas

porque lloro; algo espantoso

se ha metido en mis entrañas.

(Parece que Gilgamés propone ir a matar a Jumbaba, el guardián del 
  Monte de los Cedros, como remedio a los males de Enquido).   

 (Faltan 25 líneas)

 ¿Por qué quieres hacer eso?

En el Monte de los Cedros

hay un temible guardián;

allí lo pudo Enlil

para que guarde los cedros

y meta miedo a la gente.

 
Déjame que yo consiga

grandes hazañas y gestas;

algo que nunca se hizo

en todo este territorio;

ven conmigo, los dos juntos

conseguiremos llegar

a la cumbre de la fama;

se besaron las mejillas

y se hicieron amigos.[6]
................
................
no vamos a tener miedo

de Jumbaba, el feroz;

en las entrañas del monte

vamos a acabar con él

y perderá su poder;

lo vamos a sorprender

en su escondite metido.

 
Abrió Enquido la boca

y le dijo a Gilgamés:

yo lo conozco muy bien

del altiplano, mi amigo,

de cuando yo todavía

andaba con mi manada;

la espesura de aquel bosque

abarca tanta distancia

como la que se recorre

en tres días de camino;

¿quién se podría atrever

a entrar dentro de allí?;

la voz que tiene Jumbaba

es como la de un diluvio;    

escupe su boca fuego,

su aliento lleva la muerte.

 
¿Y por qué, entonces, te empeñas

en algo así? Un ataque

a Jumbaba, es una lucha

que no se puede ganar. 

 
Gilgamés abrió la boca

para hablar y dijo a Enquido:

yo subiré, amigo mío,

por las laderas del monte[7]

y un cedro cortaré allí,

que será bastante grande

para una puerta en Nipur.        

                                                                                                                                           
216.- Abrió Enquido la boca

y le dijo a Gilgamés:

amigo mío, amigo,

¿cómo vamos a poder

ir al Monte de los Cedros?;        

Enlil lo destinó allí

para guardar aquel monte   

y meter miedo a la gente;

ese es, amigo, un viaje

que no se debe emprender;

es un ser que no se debe

uno echar a la cara;

220.- él, que es el vigilante

en el bosque de los cedros,

tiene muy grande poder.

 
Jumbaba tiene una voz

que es como la del Diluvio;    

escupe su boca fuego;

su aliento lleva la muerte;

en el monte oye él

el murmullo más pequeño,

hasta la distancia misma

que se recorre en tres días. 

 
¿Quién va a ser el es que se atreva

a adentrarse en la espesura?;

225.- el primero es Adad,

después le sigue Jumbaba;

¿quién de entre los grandes dioses

osará enfrentarse a él?

Allí lo puso Enlil

para aterrar a la gente;

si te internas en su monte

serás presa de temblores. 

 
230.- Gilgamés abrió su boca

para hablar y dijo a Enquido:

¿Por qué estás hablando, amigo,

como la gente cobarde?

Con tus palabras sin fuste

mi corazón atribulas.  

el hombre tiene sus días

contados, y lo que hace

235.- no es otra cosa que viento;

ya no existe para mí

otra meta que seguir.

 
Tú naciste y tú creciste

en las estepas silvestres;

los mismos leones tenían

temor y miedo de ti;

tú has vivido todo eso;

hombres hechos y derechos

huían de tu presencia;

240.- sabio es tu corazón

y está probado en la lucha;

vamos, amigo, a la fragua, 

nos estaremos allí 

mientras nos funden las hachas.

 

Se cogieron de la mano

y se fueron a la fragua,

donde estaban los herreros,

quienes consejo les dieron;  

fundieron hachas tamañas  

y poderosos destrales;

pesaba cada uno de ellos

más de ciento ochenta libras;

fundieron grandes puñales,

y pesaba cada hoja

más de ciento veinte libras,

treinta la empuñadura

y treinta libras de oro

los adornos que tenían;

Enquido y Gilgamés

llevaban seiscientas libras

cada uno sobre sí.

 
Echó los siete cerrojos

a las puertas de Uruc,

convocó la reunión                

y todos los habitantes   

en la calle se reunieron  

de Uruc -la de La Explanada-;

se sentó allí Gilgamés,

en el trono; en una calle

de Uruc -la de la Explanada-

se sentó la gente ante él;

y Gilgamés le habló

al Consejo de Mayores:

 
Oídme bien, escuchadme,

oh Consejo de Mayores

de Uruc -la de La Explanada-;

voy a ponerme en camino

hacia el salvaje Jumbaba;

quiero conocer al dios

del que tanto se ha hablado,  

cuyo nombre es conocido

en todos los territorios;

en el Monte de los Cedros

lo venceré y el país

sabrá lo fuerte que es

el vástago de Uruc;

dejadme ir, cortaré

los cedros y me haré un nombre

por toda la eternidad.[8]

 
Después habló Gilgamés

a los jóvenes de Uruc

-El Redil-:

260.- jóvenes de Uruc, escuchadme,

que sabéis bien qué es la lucha;

valeroso como soy,

me pondré en largo camino

que me llevará a Jumbaba

y, en lucha a muerte, entraré

con algo desconocido;

un camino tomaré

para mí desconocido,  

265.- por ello, para mi viaje,

dadme vuestra bendición;

que vuelva a ver vuestros rostros,

que, por la puerta de Uruc,

pueda retornar seguro

y alegre de corazón;

al volver, celebraré

la fiesta del Año Nuevo

dos veces; la fiesta, al año,

dos veces celebraré;

270.- que tenga lugar la fiesta,

que resuenen vuestros gritos,

que redoblen los tambores

ante la Vaca Ninsuna.

 
Entonces, apeló Enquido 

al Consejo de Mayores   

y a los jóvenes de Uruc,

entendidos en combates:

ordenadle que no vaya

hasta el Monte de los Cedros;

275.- donde quiere ir, es viaje

que no se debe emprender;

es un ser que no se debe

uno echar a la cara;

el que vigila los cedros

un poder tiene, que llega

muy lejos; ese Jumbaba:

el Diluvio es su voz;   

escupe su boca fuego,

su aliento lleva la muerte.

 
280.- Él oye, dentro del monte,

el más pequeño rumor

a la distancia que se anda

en tres días de camino;

¿dónde estará el que se atreva   

a adentrarse en la espesura?;

el primero es Adad,

después le sigue Jumbaba;

¿quién de entre los grandes dioses

osará enfrentarse a él?;

para defender los cedros 

285.- allí lo puso Enlil,

para aterrar a la gente;

si te internas en el monte,

serás presa de temblores.

 
Allí le habló a Gilgamés

el Consejo de Mayores

y esta respuesta le dio:

Gilgamés, porque eres joven

ha ido tu corazón

 290.- tan lejos; no sabes bien

de lo que tu boca habla;

ese Jumbaba, el guardián:

como el Diluvio es su voz,

escupe fuego su boca,

su aliento lleva la muerte;

él oye hasta el más pequeño

ruido dentro del monte,

a la distancia que se anda

en tres días de camino;

295.- ¿dónde estará el que se atreva

a adentrarse en su espesura?;

es el primero, Adad,

después le sigue Jumbaba;

¿quién de entre los grandes dioses

osará enfrentarse a él?;

para defender los cedros

allí lo puso Enlil

para aterrar a la gente.

 
300.-Cuando Gilgamés oyó

las palabras del Consejo,

se reía y miró a Enquido:

¿no ves el miedo que tengo?

¿cómo crees que ahora yo,

por miedo, voy a cambiar

a pensar en otras metas?[9]


* * * * * * * * 


                                   Vuelve sano y salvo al muelle ….                     …………………………………..                      

                                                                Tablilla II. El que vio lo más profundo, ….

...........................................................................................................................................


Notas:                 
[1] Tablilla paleobabilónica de Pensilvania. Estas líneas que se insertan  para suplir,
   de alguna manera, la falta del texto estándar, son casi idénticas a las de las 
   líneas 206-224 de la tablilla I.
[2] Tablilla paleobabilónica de Pensilvania.[3] Tablilla paleobabilónica de Pensilvania.[4] Isjara (Ishara), la diosa de las bodas; es una advocación de la diosa del amor, Istar. [5] Tabl. paleobabilónica de Pensilvania.[6] Tablilla paleobabilónica de Yale.[7] Tabl. paleobabilónica de Yale.[8] Tablilla paleobabilónica de Yale.[9] Tablilla neobabilónica de Yale.

       Ir a Tablilla III, Notas FinalesGilgamés, Relatos Sumerios, Portal de Entrada



Top