Portada
Gilgamés
Revista FURTIVO
Ciudadanos del mundo
Muisne
Días de Otoño en Valdecabras
Esculturas de Vicente Marín
Esculturas de Julia
Fotos-Actualidad gráfica
Fotos-DíasdeotoñoenValdecabras1
Fotos-DíasdeOtoñoenValdecabras2
Fotos de Pozoamargo
Fotos de Valdecabras
Anuncios gratis
Poesía
Pozoamargo
Valdecabras
Atentado contra vecinos
Expedientes de escándalo
El Parque Natural
Flora.Fauna.Piedras
ValdecabrasenFotos
LaCiudadEncantada
CuencosdeCuenca
Variopinta
Hongos y setas
Opina
Libro de Visitas
Pozoamargo.Fotos
 

Los Corrales de Valdecabras

..................................................................................................

Aqui se publicará, poco a poco, la documentación sobre el atentado que los vecinos de Valdecabras tuvieron que sufrir por parte de la Gerencia de Urbanismo de Cuenca. Documentación ignorada por los principales periódicos nacionales. Documentación que sí tuvieron en cuenta los medios de comunicación de Cuenca, que nos ayudaron a parar el disparate y atropello cometido por la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Cuenca. Lee detenidamente. Si eres abogado, tu opinión es de mucho interés; exprésala en "Opina". 

HHHHHHHHHH      ++++++++++++++     HHHHHHHHHHH


El epígrafe 3.4.36 del plan de ordenación municipal (Suelo rústico no urbanizable de especial protección paisajística y ecológica) prevé, en su apartado 1., permitir " los usos y actividades tradicionales relacionadas con la explotación de los recursos del territorio, así como las prácticas de esparcimiento extensivo y de tipo cultural". (¿El esparcimiento intensivo, no está permitido?)
En su apartado 2. "se prohíbe todo tipo de nueva construcción o instalación, salvo los casos ........ (casos de interés social, público, etc.).
El citado apartado 2. está en contradicción e impide, además, llevar a cabo lo previsto en el apartado 1., pues nadie que conozca la vida en los pueblos, especialmente en los pequeños y con pocos recursos, como es el caso de Valdecabras, ignora que las familias necesitan leña para calentarse en invierno, un corral donde tener aves o una caseta para el perro o un pequeño almacén para útiles de las huertas, guardar frutos, u otros usos. Son, sin lugar a dudas, usos y actividades tradicionales indiscutibles, que quedarían desterradas si los vecinos no pudieran construir algún tipo de cobijo para tales menesteres.
¿Dónde tendría que guardar la leña una familia, si no puede en su casa, teniendo una parcela rústica en las afueras del pueblo, donde poder construir un cobertizo?
Los vecinos de Valdecabras tienen agrupadas diversas parcelas de labor, que en la actualidad han cedido en arrendamiento a un vecino del pueblo para su explotación. El día de mañana la actividad agrícola podría cederse en arriendo a otro vecino. ¿Cómo podría ese vecino encerrar su tractor, arados y demás maquinaria o aperos agrícolas si se le prohíbe construir una nave para tal fin?
Desde tiempo inmemorial Valdecabras es un pueblo ganadero. Si un propietario de ganado necesita construir una tinada, ¿por qué le iba a estar prohibido construirla? ¿Tendría que renunciar a su actividad en nombre de un pretendido "paisajismo" o  "ecologismo" falsos?  ¿Cómo puede un plan de urbanismo atentar contra los intereses de las personas que viven en el núcleo urbano que se pretende planificar? ¿Es que puede un plan de urbanismo atentar contra el desarrollo de un pueblo? ¿Qué quiere decir que se permiten las actividades tradicionales y culturales? ¿Como puede un plan de urbanismo contener semejantes disparates?

El art. 38 de la Constitución Española garantiza la libertad de empresa. ¿En base a qué se prohíbe a los vecinos de Valdecabras dedicarse a lo que quieran? ¿No sería suficiente con que en se prohibiesen determinadas actividades peligrosas, nocivas, etc.?

¿No es la Constitución española la que establece la obligación de los poderes públicos de atender al desarrollo económico, social y cultural de los españoles? ¿A cuento de qué viene decir que podemos organizar actos culturales? ¿Están los planes de urbanismo para decirles a los vecinos si pueden, o no, organizar actos culturales? ¿Cómo no va a resultar inconstitucional el que una empresa, encargada por el Ayuntamiento para confeccionar un plan de urbanismo, prohíba en el articulado que un vecino de Valdecabras pueda construirse un almacén en una parcela de su propiedad, si quiere dedicarse a la apicultura, o a otra actividad? ¿Ha recibido esa empresa instrucciones concretas para que se introduzcan esos disparates? ¿Quien, o quienes, quizá desde la Gerencia de Urbanismo, han dado esas instrucciones? 

¿Quien se ha inventado que Valdecabras es una "Hoz" de similares características a las del Júcar o Huécar, cuando en Valdecabras no hay ninguna hoz? ¿Por qué se miente al introducir la frase ridícula referida a la "excesiva antropización" de Valdecabras, cuando, sin necesidad de tener dos dedos de frente, todo el pueblo sabe -y todos los que lo conocen, especialmente los responsables de Urbanismo, también- que Valdecabras se está quedando desierto, después de haber sido un municipio con población de varios cientos de habitantes? Los responsables de la Gerencia de Urbanismo saben muy bien que esa parte del Plan responde a mentiras y, quien sabe, si a intereses ocultos o inconfesables. ¿Cómo se puede comparar a Valdecabras con unas hoces en las que nunca han existido, ni existen, núcleos poblacionales? 
¿Por qué, en lugar de tanta prohibición, no se nos ayuda en el contencioso con la dueña del monte-pinar de Valdecabras, que está tratando de que perdamos los pocos derechos que tenemos en el monte y fuera de él? Se nos está expulsando de la Ciudad Encantada, donde los vecinos del pueblo tenemos derechos de pastos y labranza y, por tanto, derecho a percibir un porcentaje "X" en las entradas a la misma? ¿Va a ayudar, ahora, el Ayuntamiento, a expulsarnos de las pocas propiedades que tenemos los vecinos, como son las eras o las huertas? ¿Por qué no ha venido ningún responsable del Ayuntamiento a hablar con los vecinos de sus problemas, específicamente de estos derechos y, también, de urbanismo? ¿Están influyendo los guardas particulares del monte de Valdecabras en la Gerencia de Urbanismo para que se nos trate así?

Hace varios años se tuvo que conectar una fuente del pueblo a la fuente principal abastecedora del agua a Valdecabras. En el hoyo desde el que arranca la tubería pueden beber o revolcarse las ratas que lo deseen o hacer sus necesidades los animales a los que les apetezca. En muchas ocasiones se ha comunicado a la Alcaldía la necesidad de hacer una arqueta para evitar tal situación. ¿ Por qué el Ayuntamiento hace caso omiso a estas peticiones del alcalde pedáneo y es tan diligente en prohibir a los vecinos tener corrales, almacenes o cualquier otra construcción necesaria para su desarrollo, construidos sobre las pocas parcelas que tienen en el término de Valdecabras? ¿Existen intereses ocultos?

El colmo de estas prohibiciones están siendo los expedientes sancionadores que, desde la Gerencia de Urbanismo, se están remitiendo estos días a aquellos vecinos que tienen un corral, un almacén, un cobertizo, etc. Esto es verdaderamente muy grave, pues deja al descubierto la desvergüenza y, posiblemente también, la práctica prevaricadora de los responsables de Urbanismo. El Código Penal establece qué es y con qué castigos hay que condenar al funcionario que prevarica. ¿Por qué no se han abierto expedientes sancionadores a los guardas (o, en su caso, a Mª del Carmen Correcher), por los chiringuitos y vallas de espino metálico, especialmente prohibidas, o a otras personas relacionadas con ellos?

  Tanto los inspectores, como los arquitectos, como otros responsables de la Gerencia deben saber que los citados corrales, almacenes, etc., aún en el caso de que su construcción implicara una acción ilegal -lo que no es el caso, dado que su prohibición atenta contra el derecho constitucional al desarrollo personal- no podrían ser objeto de sanción porque la acción sancionadora ha prescrito. El Decreto Legislativo 1/2004 de 28 de diciembre, texto refundido de la Ley de ordenación del territorio y de la actividad urbanística de Castilla-La Mancha establece  que las infracciones prescriben al año o a los cinco años, según su gravedad (art. 187 y 183.3), circunstancia que se da en la práctica totalidad de las obras objeto de los expedientes sancionadores, normas que los responsables de la Gerencia de Urbanismo no sólo conocen, sino que han obviado citar y aplicar. La Ley 30/1992 da pautas, en su Preámbulo, de como deben comportarse los funcionarios públicos en sus relaciones con los ciudadanos. ¿Por qué se les da la espalda a esas normas de conducta, a las que tenemos derecho los ciudadanos, y que junto a otras constituyen el fundamento del orden social?

           La prescripción debería haber sido declarada de oficio por el instructor responsable y haber procedido al archivo de lo actuado, ¿ Por qué no se ha hecho, o se hace ya?

          Los expedientes sancionadores proponen una sanción "De más de 150.000 Euros, amén del derrumbe de lo construido y otras amenazas (A.,B., C., D.,etc) escandalosas. La Ley citada 30/92 establece (art. 131.3) el principio de proporcionalidad en la imposición de sanciones. La mayoría de los receptores de estos expedientes somos jubilados, y la mayoría con pensiones mínimas. Varios estamos enfermos. ¿Es que se va a permitir Vd., Sr. Alcalde, que alguno tengamos un infarto al recibir semejantes escritos? ¿ En qué cabeza puede caber que se sancione con más de 150.000 euros a un pobre jubilado, con 600 euros de pensión, por el hecho de tener un corral con siete gallinas?

Estos datos hacen pensar, si no será cierto lo que se comenta en el pueblo, cada vez con más insistencia, de que en la Gerencia de Urbanismo debe haber alguien -o más de uno-, con mucho interés en que todo esto ocurra.

Señor Alcalde: investigue esto a fondo: las personas decentes nos lo merecemos. No tolere la impiedad con los vecinos de Valdecabras. Nosotros estamos de acuerdo en adecuar las construcciones a normas racionales, que preserven el encanto del pueblo, a no estropearlo, pero queremos poder construir y que, en el futuro, puedan construir los vecinos, en sus parcelas, lo que sea necesario para su desarrollo. Un corral con gallinas no espanta a los turistas, más bien suele ser objeto de regocijo para quien lo puede contemplar.

Señor Alcalde: no queremos que se nos pisotee. No somos "Poceros", ni queremos convertirnos en una reserva de indios, porque a alguien, en el Ayuntamiento, se le haya ocurrido esa siniestra idea.

           Señor Alcalde, hable con los vecinos o diga a los responsables del Ayuntamiento que hablen con nosotros. Quizá tengamos cosas que decir cuando se trate de asuntos que nos conciernen.

De este escrito se ha presentado copia, también, en la Gerencia de Urbanismo, con el fin de que no digan luego, que no sabían que hay que actuar de oficio, cuando lo manda la ley.

Solicitamos, por tanto, una entrevista inmediata con Vd. o con la persona "competente" que Vd. designe, en el Centro Social de Valdecabras, a donde no ha venido nunca nadie de ese Ayuntamiento a hablar con nosotros de nuestros problemas, en esta ocasión, del tema objeto de este escrito. El Alcalde Pedáneo ha solicitado una entrevista con los vecinos, tanto a la concejala de urbanismo, que en varias ocasiones iba a venir a Valdecabras -pero que no ha venido-, y también a Vd., obteniendo como respuesta que se le avisaría telefónicamente, sin que la llamada se haya producido hasta ahora. Si no tenemos confirmación de que se vaya a producir la entrevista solicitada hasta el próximo viernes, los vecinos emprenderemos otras acciones, entre las que estarán remitir este escrito a los medios de comunicación social, al fiscal anticorrupción, a nuestros representantes en el Parlamento español y al defensor del pueblo.

Sr. Alcalde: la dignidad de la persona es inviolable (lea el artículo 10 de la Constitución Española). A los vecinos de Valdecabras se nos ha tratado indignamente. Los decretos que Vd. ha firmado son indignos.
Valdecabras, a doce de diciembre del año dos mil seis.

Comentarios con humor

Comentario sobre la inconstitucionalidad de las normas urbanísticas de 1996 de la Ciudad de Cuenca, en lo referente a su pedanía de Valdecabras.

La no ampliación del casco urbano, con la consiguiente ausencia de suelo urbanizable, impide el desarrollo normal del pueblo. Que sepamos, no existe, en ninguna población de España, por no ir más lejos, un plan de urbanismo que no prevea suelo urbanizable.

Las normas aplicables al terreno rústico están comprendidas en el epígrafe 5.1 del plan de 1996, y se aplican, en concreto, las normas de suelo no urbanizable especialmente protegido (5.1.1.), y dentro de ese apartado, las de suelo no urbanizable especialmente protegido de interés paisajístico y ecológico. Las normas concretas son estas (5.1.3.1.3.): 

“Se refiere a la protección del medio físico portador y emisor de valores estéticos, singularidades naturales y valores culturales ......... La existencia de un mayor nivel de antropización y la proximidad al casco urbano aconsejan la protección de las hoces del Júcar, Huécar y Valdecabras.”

Dejando aparte la ampulosidad de algunos de sus párrafos, se habla, de entrada, de hechos que son falsos, como son, a) que exista “un mayor nivel de antropización”  en b) las hoces del Júcar y Valdecabras, c) que existan singularidades naturales en lo referente a Valdecabras y d) que el “medio físico sea portador de valores culturales”. Teniendo en cuenta que en la hoz del Júcar no vive nadie, ni existen huertas que supongan la presencia humana en ellas, es fácil concluir que decir que el nivel de antropización es alto es un disparate por falso. Por lo que respecta a Valdecabras, que es el objeto de estas notas, hay que puntualizar varios extremos que, en pura lógica, llevarán a la conclusión de que, efectivamente, son falsedades y disparates las supuestos que se aducen como ciertos, en los que se basan las normas en cuestión. 

En primer lugar, en Valdecabras no existe ninguna “Hoz”. Sí existe “La Hocecilla”, lejos del pueblo, pero que nada tiene que ver con el valle en el que se encuentra el pueblo de Valdecabras. Al contrario que en el caso de las hoces del Júcar y el Huécar, que están bien delimitadas por grandes rocas cortadas verticalmente (por eso se les llama hoces), en Valdecabras existe, a la entrada del término llegando desde Cuenca, un estrecho que se conoce desde siempre por “El Estrecho de Valdecabras”, que tiene unos tres Km. de largo, abriéndose después en un valle de unos ocho Km. de largo y varios Km. de ancho, en cuya orilla Este se ubica Valdecabras, y rematado en varios valles menores (el de la Dehesilla, El de los Aserradores y el de Vegalindo). Las normas no dicen que es la “hoz de Valdecabras” ni delimitan su espacio, por lo que no se puede saber si las normas se refieren 1) al Estrecho de Valdecabras” (único paraje que podría confundirse con una hoz), 2) al Valle de Valdecabras, 3) al “Monte de Valdecabras” entero, o 4) al “Término” de Valdecabras. Esta consideración sería suficiente para tachar de ilegal la norma que da pie a las prohibiciones que siguen, pues nadie sabe lo que se pretende proteger.

En segundo lugar, por lo que respecta al “mayor nivel de antropización”, es fácil comprobar también que se trata de otra de las falsedades en las que se sustentan las normas siguientes. Valdecabras estuvo, hasta los años de la emigración de los pueblos de España a las ciudades o al extranjero, poblada con varios cientos de habitantes. En los años cincuenta del siglo pasado se contabilizaron  en Valdecabras 17.000 cabezas de ganado (casi 15.000 en el monte o dehesa de Valdecabras y algunas más de 2.000 entre las dehesas de Cotillas y El Cambrón, que forman parte del término, pero no del monte de Valdecabras) frente a las dos mil que habrá ahora. En la actualidad seremos unos ochenta vecinos, si bien muchos de ellos hijos de Valdecabras residen en Cuenca y se han considerado siempre, y se siguen considerando, vecinos del pueblo. En el valle, fuera del casco urbano, no vive nadie. Estos datos hablan a las claras del descenso de la población en Valdecabras, lo que demuestra la falsedad y el disparate que supone dictar normas basadas en “el mayor nivel de antropización”.

En tercer lugar, las “singularidades naturales” y “valores culturales”  a los que se alude, eso sí, sin citar ninguno de esos valores, no existen (aunque hay que admitir que se trata de un valle precioso), pues  el término de Valdecabras en su totalidad tiene iguales o superiores  singularidades, como son “El Cambrón”, la “Dehesa de Cotillas”, el “Valle o Barranco del Océñigo”, así como las más de doscientas hectáreas de “Ciudad Encantada”, por citar sólo algunas. ¿Por qué no se protegen estos parajes? Muy sencillo, porque son montes particulares, de gente rica, en alguno de los cuales los guardas particulares de Mª del Carmen Correcher tienen, al parecer, mucho que decir y dicen. Dentro del Valle de Valdecabras es, justamente, donde los vecinos tienen las mejores tierras y, además, agrupadas (tierras de la ribera del río) -el resto están diseminadas por el monte- que han supuesto siempre un aporte muy importante a los pocos ingresos de los vecinos, junto con la agricultura (que va desapareciendo) y la ganadería (también en descenso). Se trata, por tanto, de otra de las bases de barro en la que se apoyan las normas aludidas.

En cuarto lugar, se aduce como motivo de protección “su proximidad a Cuenca”, lo que es cierto para las hoces de los ríos Júcar y Huécar, que delimitan el casco histórico, pero es una falsedad referido a Valdecabras, que dista cerca de veinte Km. de la capital, con mucho la pedanía más alejada de Cuenca.

Las decisiones administrativas, leyes u otra clase de normas, además de tender al principio de conseguir mejor beneficio para los ciudadanos, deben estar motivadas y basadas en principios o bases  objetivos, a partir de los cuales se derive la necesidad de la norma. El Ayuntamiento de Cuenca, por tanto, está obligado a acreditar los motivos ciertos y objetivos, en base a los cuales se protege “la hoz de Valdecabras”, es decir, a acreditar las razones que justifican las normas. Como se acaba de ver, los motivos aducidos son falsedades, por lo que no existe justificación alguna para la declaración de “suelo especialmente protegido”.

Partiendo de las premisas falsas descritas, pasan las normas a la fase de prohibiciones:

-         Se prohíbe todo tipo de construcción o instalación. Es decir, no existe suelo urbano y en el resto, se prohíbe construir e instalar nada. La retahíla que sigue debe servir solo para las obras de interés común que el Ayuntamiento no ha hecho y que, ahora, quizá tampoco haga.
      -  Veamos lo que se puede hacer (5.1.3.1.3. g)), antes de pasar a otras prohibiciones:
          “Se permiten los usos y actividades tradicionales relacionadas con la explotación de los recursos del territorio, así como las prácticas de esparcimiento extensivo y de tipo cultural.”

          Valdecabras siempre ha sido, como su nombre indica, un pueblo de ganadería y, en concreto, de ganadería extensiva (a esto parece que nos vamos a poder seguir ocupando), pero y ¿“el esparcimiento extensivo”? ¿Cómo lo vamos a hacer? Yo, desde luego, no sé como nos vamos a poder extender esparciéndonos al mismo tiempo. Como no sea que bailemos bailes regionales todos a la vez. Pero, además, si no podemos construir ni instalar nada, ¿en qué tablao vamos a bailar? También se dice que podemos realizar prácticas de tipo cultural. Pienso yo que una podría ser pasear mientras se lee algún libro o tebeo, o cantar, o tocar la flauta.  
          Todos los vecinos de Valdecabras han oído tocar la flauta en los últimos años. Como se ve, he caído ya en el delirio, pues leyendo semejantes majaderías no puede uno sino reírse un poco, echándole algo de humor al desvarío en que caen las anormales normas aprobadas por el Ayuntamiento de Cuenca.

     -   5.1.3.1.3.b):  “Se prohíben los movimientos de tierras .............”

         Junto con la norma f), la única prohibición sensata. Junto al pueblo de Valdecabras una máquina excavadora extrajo tierra de una ladera y allí se encuentra el barranco o bocado que se hizo a lamontaña. Está prohibido, sí, pero el Ayuntamiento de Cuenca no ha hecho ni dicho nada.

    -   Esta sí que es buena. 5.1.3.1.3. c): “Queda prohibido el vertido de cualquier tipo de residuos sólidos, líquidos o gaseosos, exceptuando los vertidos mediante emisarios que provengan de una estación depuradora”. 
        Desde 1996 estamos incumpliendo esta norma todos los vecinos y visitantes de Valdecabras, pues los residuos sólidos, líquidos y gaseosos, procedentes de todos los wáteres del pueblo, van derechos al río Valdecabras, cuyas fuentes cristalinas se encuentran no muy lejos de allí.

        Sabemos que existen las depuradoras por los periódicos, pero aquí falta mucho tiempo hasta que llegue una. Antes de llegar al pueblo hay una excombrera sobre la que el Ayuntamiento todavía no ha dado una solución. Son residuos sólidos de toda clase, pero ahí están. 
        El Ayuntamiento de Cuenca parece que, también, incumple esta norma suya. ¿Qué?, ¿que eso de “los emisarios” no es otra tontería? Bueno, pues no.

 -   La prohibición siguiente, la de la letra e), dice:  “Queda prohibido el cerramiento de fincas con materiales diferentes a los tradicionales de la zona. Como era de esperar, no se dice cuales son esos materiales; pero veamos: las vallas metálicas no deben ser tradicionales, pues se ha expedientado a vecinos, por cerrar una pequeña parcela con valla metálica, con “más de 150.000 euros”, por lo que es de suponer que las paredes de piedra deberían ser los cerramientos tradicionales. Las vallas metálicas no consiguen detener siempre a los zorros, fuínas o ginetas, pues de vez en cuando las gallinas desaparecen (se las lleva un zorro, después de hacer un agujero por debajo de la malla) o quedan muertas en el corral, matadas por una fuína (garduña) o una gineta, que trepan por donde quieren, con lo que los vecinos ya tenemos asumido que, de cuando en cuando, tenemos que comprar otras gallinas. Si no se ponen vallas metálicas, habría que construir corales y cerrar los huertos con paredes de dos metros de altura, pues, de otro modo, no podríamos detener, no ya a los zorros, ginetas o garduñas, sino a los ciervos y jabalíes, que campan por sus respetos por los huertos de Valdecabras, arrancando patatas u otras plantas, o comiéndose las acelgas, la fruta o los brotes tiernos de los frutales. La caza mayor está prohibida desde hace años en terrenos libres (aquí, si que no me voy a extender, pues lo de la caza mayor si que es disparate y gordo, aunque ahora no viene a cuento) y esta temporada está prohibida tanto la caza mayor, como la menor.

      Pero, además, ¿quien iba a poder moverse por el laberinto de paredes de dos metros de altura? y ¿quien iba a pagar esos cerramientos?

Como se ve, esta norma con piel de cordero (lo tradicional, lo tradicional...) carece, igualmente, de sentido común.

Las normas comentadas atentan contra las verdaderas normas de nuestra Constitución, concretamente las de los arts. 10 (Son fundamentos del orden político y de la paz social ......... la dignidad de  la persona).

Art. 33 (Nadie puede ser privado de sus bienes, sino por causa justificada de utilidad públca. En la práctivase nos arrebatan las tierras, para otros fines que no sean huertos o siembra).

Art. 35 (Libre elección de profesión). Art. 38 (Libertad de empresa).

Art. 40 (Los poderes públicos promoverán las condiciones favorables para el progreso social).

Art. 45 (Los poderes públicos velarán por la utilización racional de los recursos naturales, con el fin de proteger y mejorar la calidad de vida).Art. 130 (Los poderes públicos atenderán a la modernización y desarrollo ....., en particular, a la agricultura, ganadería, .... artesanía).

Los políticos de medio pelo no se leen nunca la Constitución.

.................................................................................................

¿Qué dijeron los diarios conquenses?

La Tribuna de Cuenca, 16-01-2007: 


Portada:

PEDANÍAS
Valdecabras se rebela contra los expedientes de sanción urbanística
La Gerencia Municipal ha fijado multas de hasta 150.000 euros por vallados y construcción de corrales. Los afectados tachan las multas de «abuso e injusticia»

Páginas interiores

PEDANÍAS
Valdecabras se rebela contra los expedientes de sanción urbanística
La Gerencia Municipal ha fijado multas de hasta 150.000 euros por vallados y construcción de corrales. Los afectados tachan las multas de «abuso e injusticia»
J.J. DOMÍNGUEZ / CUENCA

Vecinos de la pedanía de Valdecabras consideran «humillantes, injustos y abusivos» los expedientes sancionadores que la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) les ha abierto por la construcción de casetas y naves para el ganado y el vallado de su parcela, y en los que se contemplan multas desde los 6.000 hasta los 150.000 euros.
El alcalde de Cuenca dictó el 17 de noviembre del año pasado sendos decretos en los que señalaba que varias construcciones y vallados eran ilegales porque se habían edificado sin licencia municipal, se encontraban en suelo no urbanizable especialmente protegido. Las infracciones se consideraron en algún caso como «muy graves» y se afirmaba que «no era posible legalizar las obras». Como medidas sancionadoras se establecían elevadas multas económicas y la posibilidad de ser inhabilitados para la realización de obras urbanísticas.
Los expedientes señalan que se quedaron muy sorprendidos ante estos expedientes y decidieron emprender acciones en dos sentidos. Por un lado, tanto a título individual como colectivo, siguieron el procedimiento administrativo y presentaron alegaciones, tal como les permite la ley. En sus escritos defienden que sí se tenía licencia y que no se les podía aplicar el Plan de Ordenación Urbana con carácter retroactivo, ya que este data de 1996 y varias edificaciones se hicieron años antes por lo que además entienden que «las puestas infracciones hubiesen prescrito».
Además defienden que las normas urbanísticas que afectan a su núcleo pedáneo «son inconstitucionales» porque impiden el desarrollo normal del pueblo al no prever un suelo urbanizable. Antonio Jiménez, uno de los vecinos afectados, firma en un escrito que se parte de «datos falsos» como la existencia de una hoz allí.
Paralelamente se remitió el 12 de diciembre una carta al alcalde en la que se abunda en los argumentos de las alegaciones y en los que instan al primer edil a que no permita «que se les pisotee» y «la impiedad con los vecinos». El alcalde pedáneo, Bienvenido del Moral, dice que en esa misiva se mostraba la disposición de adaptar las construcciones «necesarias en cualquier pueblo» al paisaje.
En esa comunicación se le reprocha al Ayuntamiento «que se haga caso omiso» a sus reivindicaciones como la de limpiar «un hoyo desde el que arranca la tubería que nos abastece y en en el que se hay ratas» y sin embargo ahora «ha sido tan diligente en prohibir a los vecinos tener corrales».
Por último se le solicitaba una reunión con Cenzano o con Elena Carrasco, concejala de Urbanismo, petición que también se hizo por teléfono. «La señora concejala concretó una cita con nosotros pero luego ella no acudió, vinieron sólo técnicos, dice Del Moral. Ante esta situación se decidió remitir un documento de denuncia a las instituciones estatales y autonómicas y a los grupos políticos.
Se adjunta además un inventario de las infracciones urbanísticas «más graves» de María del Carmen Corrocher, dueña de la Ciudad Encantada, y a cuyos guardias se les acusa de instigar los expedientes. «Si los responsables de ese Ayuntamiento no incoan los expedientes sancionadores, estarían comentiendo un delito, estarían prevaricando», advierten.

UNA LARGA HISTORIA. El episodio de los expedientes sancionadores de la Gerencia de Urbanismo es, para los vecinos afectados de Valdecabras, el último acto de un largo historial «de abusos y maltratos», que se retrotae al siglo XIX, a su pueblo por parte de las Administraciones públicas y de Corrocher, dueña de gran parte de la Ciudad Encantada y de terrenos en el monte municipal, y sus guardas.
Así lo hacen constar en un extenso documento que han remitido, entre otros, a la vicepresidenta del Gobierno central, al presidente autonómico, a los grupos parlamentarios socialista, popular de Izquierda Unida en el Congreso de los Diputados, a los grupos de las Cortes Regionales, a la Defensora del Pueblo de Castilla-La Mancha y a su homólogo estatal así como a la Fiscalía Anticorrupción.
Así denuncian que no se les permita pastorear por la Ciudad Encantada, aunque reivindican algunos derechos sobre la misma, ni participar en los beneficios de las entradas a este recinto «promocionada con dinero público» O el conflicto por la corta de los robles hace una década. O la carta que se envió en 1965 al gobernador civil en el que se afirmaba que la situación jurídica de Valdecabras «parecía del medievo».

                   ......................................

......................................

 

 La Tribuna de Cuenca, 17-01-2007

 
“PEDANIAS. LOS AFECTADOS MOSTRARÁN LOS CORRALES Y VALLADOS MULTADOS

 Sanciones urbanísticas en ValdecabrasJ.J. DOMÍNGUEZ / CUENCA

 Los vecinos de Valdecabras que han sido expedientados por la Gerencia de
Urbanismo (GMU) por el vallado de terrenos y la construcción de corrales
supuestamente sin licencia y en suelo no urbanizable, han organizado para
este fin de semana dos jornadas de puertas abiertas para denunciar lo que
consideran «un abuso y un atropello».
El sábado y el domingo el centro social (Cl. de la Fuente, número 1) de esta
pedanía permanecerá abierto ininterrumpidamente y en él habrá algún vecino
para atender y responder a los visitantes y acompañarlos a ver los corrales y
almacenes por los que desde el Ayuntamiento se les han impuesto fuertes
multas económicas. El sábado a las 5 de la tarde tendrá lugar una rueda de
prensa.
Tal y como publicó ayer este diario, varios vecinos de Valdecabras habían
recibido a mediados de diciembre unos expedientes sancionadores de la GMU
por obras de vallado y construcción en las que se les anunciaban multas que
en la mayoría de los casos superan los 150.000 euros y la posibilidad de ser
inhabilitados para realizar construcciones.
 "De siete expedientes que conocemos, sólo uno tiene una cuantía menor, el
resto son superiores a ese dinero totalmente desproporcionado», dice Antonio
Jiménez, uno de los vecinos afectados, quién se pregunta «¿cómo va a pagar
ese dinero un jubilado que cobra 600 euros de pensión?».
Los vecinos sancionados han presentado alegaciones contra estos expedientes
en los que argumentan la necesidad de estas construcciones para su vida
cotidiana y señalan que si disponían de licencia. Además defienden que las
normas que se les aplican son anticonstitucionales y que las edificaciones
tienen más de quince años por lo que si hubiera irregularidades habrían
prescrito. En una carta al alcalde piden además que se investiguen infracciones
de una terrateniente, a cuyos guardas acusan de instigar las sanciones.                                                                                                                   “
                                          ....................................

.....................................

 

La Tribuna de Cuenca, 18-01-2007:

 
PEDANÍAS
Basaurit dice que las edificaciones multadas «podrían ser legalizadas»
El gerente municipal de Urbanismo habla sobre las sanciones urbanísticas en Valdecabras
J.J. DOMÍNGUEZ / CUENCA

El gerente municipal de Urbanismo, Ángel Basaurit, defiende que los expedientes de sanción que se han inciado contra vallados y corrales de Valdecabras «no responden a un ánimo de ataque por nuestra parte sino al cumplimiento de nuestra obligación».
Por tanto Basaurit rechaza que las denuncias de los inspectores de la Gerencia hayan sido instigadas por los guardias de la familia Corrocher, propietaria de la Ciudad Encantada, tal como acusaban los vecinos de Valdecabras afectados. «Se ha actuado de oficio como se hace en los distintos puntos del núcleo urbano y de las pedanías de Cuenca, siguiendo los procedimientos oficiales», alega.
El gerente de Urbanismo niega también que se tenga un afán de persecución respecto a unos vecinos concretos ni que se pasen por alto deliberadamente las supuestas infracciones de otros propietarios. Éstas habían sido comunicadas al Ayuntamiento por los vecinos en trámite de sanción. «Nos acusan de posible prevaricación- dice- cuando nosotros cuando detectamos una construcción ilegal no sabemos en un principio quién es el dueño ni nada».
Añade que si se detectan unas edificaciones y otras no se debe a que «tenemos un personal limitado y un término muy grande por lo que no podemos atender a todo el territorio pero esto es como lo de las multas de tráfico, un día te pueden pillar u otro no».
o obstante Ángel Basaurit quiere lanzar un mensaje de prudencia a los 8 vecinos de Valdecabara que han recibido el aviso por posible irregularidades urbanísticas ya que explica que «por supuesto que se mantiene la presunción de inocencia» y que estos expedientes sancionadores están en su primera fase. «Ahora están en pleno trámite para que se puedan hacer las alegaciones necesarias e iniciar los procesos oportunos».
Un proceso que, según Basaurit, no tiene por qué acabar con la destrucción de estas edificaciones porque paralelamente al expediente de sanción se ha inciado otro para la posible legalización de estos vallados y pequeñas naves si fuera pertinente. Los datos de la Gerencia revelan que de momento de los 8 casos denunciados, ha sido uno el que ha iniciado las acciones para acceder su vallado.
La ley establece en seis meses el plazo para que este tipo de actos administrativos se resuelva.

MULTAS. Basaurit sostiene, en contra de lo alegado por los residentes de este núcleo pedáneo, que «lo que está claro es que estas construcciones se hicieron en su día sin licencia y si no, que la presenten y la muestren. Eso es lo que queremos evitar que la gente haga las obras sin la licencia necesaria».
Una práctica que afirma aún está excesivamente extendida aún en Cuenca y más en las pedanías conquenses.
Respecto a la elevada cuantía de las multas que se han anunciado (de más de 150.000 euros en la mayoría de los casos), Basaurit indica que son «las que contempla la normativa para infracciones graves o muy graves, como son éstas por ser construcciones en un suelo rústico especialmente protegido».
Una calificación del suelo que Basaurit dice «que es la misma de Tondos, Cólliga, etc...» y que además significa que las irregularidades no puedan prescribir, uno de los argumentos utilizados por los afectados en sus alegaciones y cartas de protesta.
El gerente de Urbanismo se muestra enfadado y molesto con los afectados, con los que se reunió, y les acusa «de poco respeto hacia los funcionarios».

                                            ..................................................

..................................................

 
La Tribuna de Cuenca, 21-01-2007

 
Réplica de los vecinos de Valdecabras a las  declaraciones  del  Sr.  Basaurit,
Gerente de Urbanismo de Cuenca.

Leído el artículo de La Tribuna de Cuenca del 18 de enero, en el que aparece la contestación del Sr. Basaurit al escrito que los vecinos deValdecabras remitimos a ese periódico, queremos puntualizar lo siguiente: En primer lugar, que no es obligación del Sr. Basaurit amenazar a ningún ciudadano, como se nos ha amenazado con los expedientes humillantes recibidos, que alguien, o más de uno, han tramado y tramitado desde el Organismo que él preside. En los expedientes remitidos se dice, taxativamente, que lo vallado o construido no se pueden legalizar. Si ahora sí se puede, resulta que los expedientes, en este punto, eran una amenaza.
En segundo lugar, queremos resaltar que es salirse por la tangente decir que es la falta de personal la que impide detectar determinadas infracciones. Junto a algún vallado sancionado existen otros lindantes que no han sido sancionados. Y, cuando de uno sancionado, se ha ido a sancionar otro los inspectores ha pasado forzosamente junto a otros que tampoco han querido ver. El Sr. Basaurit se ampara, para no incoarles expediente sancionador, en que él no conoce los dueños de las fincas que los vecinos hemos denunciado ante la Gerencia de Urbanismo. ¿Cómo, entonces, ha sabido quienes eran los dueños de las parcelas objeto de los expedientes incoados? ¿Cómo ha sabido su camarilla esos datos? ¿De oficio? Pues que actúe de oficio e investigue nuestras denuncias, que esa sí es su obligación, o que nos pregunte a los vecinos los datos que no conozca. Nosotros mantenemos que «prevaricarán» si no incoan expedientes sancionadores a los responsables de las infracciones que los vecinos hemos denunciado.
En tercer lugar: Sr. Basaurit, no mienta en público. No diga que vallar una parcela de frutales de 200 m2 es una infracción muy grave castigada con más de 25 millones de pesetas. No mienta al decir que las infracciones no prescriben. Lea las leyes antes de hablar desde una  tribuna pública. ¿Nos puede decir el Sr. Basaurit cuantos expedientes ha incoado la Gerencia de Urbanismo en Cólliga, Tondos, etc., con un importe superior a 150.000 euros, por vallar una parcela o construir-instalar una caseta de aperos para huertos, etc.? Dígalo en público, aquí en la Tribuna de Cuenca. Por lo que respecta a las licencias para vallar, construir o instalar almacenes necesarios, y para no extendernos demasiado con la explicación de la inconstitucionalidad de las normas urbanísticas, solamente queremos decir, que confiamos en que los Defensores del Pueblo de España y de Castilla La Mancha, a quienes hemos recurrido, las impugnen ante el Tribunal Constitucional; pero podemos añadir que en su inmensa mayoría han prescrito (las infracciones prescriben, Sr. Basaurit) y en los pocos casos que puedan no haber prescrito, la única infracción consistiría en haberlo hecho sin licencia, no en haberlo construido, vallado o instalado. Se trataría, por tanto, de una falta leve subsanable. Anunciar sanciones superiores a los 25 millones de pesetas constituye una amenaza.
Por último, los vecinos deValdecabras queremos dejar claro que los que tenemos motivos para estar enfadados somos nosotros, los amenazados, no los que nos amenazan. Como ya le dijimos al Sr. Basaurit, «corazón sobresaltado no se calma de repente» frase que se recoge en el Cantar de Gilgamés, la epopeya más antigua de la Humanidad. Su camarilla es la causante de nuestro sobresalto y nuestro enfado. Y terminamos. Como hemos dicho ya anteriormente pedimos al Alcalde de Cuenca que destituya o incoe expediente sancionador, según proceda, al responsable o responsables de los expedientes que han atentado contra nuestra dignidad, y que se proceda a archivar los expedientes-amenaza que se han remitido a los vecinos deValdecabras.

                        A.J.M. y otros siete vecinos de Valdecabras


Alegaciones al expediente 

Al Excmo. Sr. Alcalde de Cuenca
Gerencia de Urbanismo
Cl. Hurtado de Mendoza, 1-1º
16004  C u e n c a

XXX, con D.N.I. , residente en CU-Valdecabras, Cl. , nº , 

en relación al expte. 1/2006, de fecha 20-Noviembre-2006, procedente de la gerencia de urbanismo, presento las alegaciones siguientes:

1.- Que el Código Civil establece el derecho al vallado de los titulares de parcelas, tanto rústicas como urbanas. Según el principio de jerarquía normativa consagrado en la Constitución (art. 9.3 ) un plan de urbanismo está sometido a las normas legales de rango superior, como es el caso. No existe norma legal o urbanística que explique cómo hay que vallar una parcela, por lo que yo he procedido a vallarla como están las demás fincas de Valdecabras, como es el caso de la Ciudad Encantada, eso sí, sin valla de espino metálico, como se hizo allí.

2.- Que la normativa aducida para proceder a sancionarme atenta contra los derechos fundamentales de la persona, en este caso concreto porque impide tanto mi desarrollo económico, como social, por lo que es inconstitucional y, por tanto, nula de pleno derecho (normas del Título I de la Constitución Española, específicamente los art. 10, 33 35, 38, 40 y 45), extremo éste que los vecinos vamos a denunciar ante las instancias públicas competentes.

3.- Que estuve en la Gerencia de Urbanismo a legalizar el vallado; es decir a solicitar la licencia preceptiva, según dijo el Sr. Gerente en la conversación mantenida el día 20-Diciembre-2006 con algunos vecinos del pueblo, y se me comunicó que, por el momento, no podía legalizar la valla en cuestión, por lo que estoy esperando a que se me comunique para proceder a ello y abonar el importe que esté establecido, por lo que ruego que este escrito de alegaciones sea considerado, igualmente, como solicitud de legalización a que se refiere el expte. de legalización, de la misma fecha y número que el sancionador.  

Solicito, en base a estas alegaciones que se paralice y se archive el expediente sancionador.

En Valdecabras, a  día 20 de febrero del año 2007

continuará ....

Top